LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo volverlo loco en la cama

¡Aprovecha el Día de San Valentín con los mejores trucos para volverlo loco en la cama!

13/02/2014 | Autor:
Comparte en:

La mejor manera de celebrar el día más romántico del año no es con una cena a la luz de las velas o regalándole algo que siempre había querido. ¡Lo mejor pasa bajo las sábanas!

Por Beatriz Castillo
Así como el amor forma una parte esencial de una relación, el sexo también es muy importante. Si quieres disfrutar de tu sexualidad y tener una relación emocionante y divertida que se alimenta de energía sexual, lo primero que tienes que hacer es aprender a comunicarte.
La comunicación con tu amante es la mejor manera de empezar a confiar más con él y de llevar su vida sexual al siguiente nivel. ¡Todas tenemos fantasías! Somos seres sexuales, así que no deberíamos tener inhibiciones al respecto.
Pero la sociedad suele imponernos reglas que evitan que dejemos salir nuestro lado más salvaje. Cualquier fantasía que se salga un poco de lo común o incluso de lo aburrido se considera demasiado picante para la sociedad, por lo que estamos acostumbradas a guardarlas dentro de nosotras.
¡Pero no debería ser así! Probar cosas nuevas en la cama o hablar abiertamente sobre los deseos y fantasías sexuales es algo que todas las parejas deberían hacer. Una vez que empiecen a tener una relación más abierta, su vida sexual comenzará a alcanzar nuevos niveles. Además como se comunicarán más, su relación se fortalecerá en todos los sentidos.
Se dice que el cerebro es el órgano sexual más importante en los humanos, así que si lograr estimular su mente, su monótona rutina de sexo se sentirá sexy y emocionante una vez más.
La manera más sencilla de hacerlo es abrir nuestra mente y explorar juntos las fantasías sexuales más atrevidas, siempre manteniendo una actitud positiva y abierta. El sexo nos ayuda a decirle adiós a las inhibieicones, así que entre más le reveles, todo se sentirá como si acabaran de empezar. ¡Su relación se renovará constantemente!

Toma nota
Una nueva postura. Esto es tan simple que ni siquiera deberíamos mencionarlo, pero te sorprendería la poca frecuencia en la que las parejas pruebas nuevas posturas sexuales. No nos referimos a posiciones raras o complicadas, sino simplemente probar algo nuevo. La manera más fácil es ponerte de espaldas en las posiciones en las que sueles estar frente a él y viceversa . Prueben el sexo de pie, en la regadera, en el piso y cualquier otro cambio que se les ocurra. ¡Lo importante es cambiar la rutina!

El atuendo. Si quieres sorprenderlo este 14 de febrero, no hay nada mejor que un atuendo sensual. El nivel depende de ti, pero puedes ir lo más lejos que se te antoje, siempre y cuando te sientas cómoda. En las sex shops venden una infinidad de atuendos sexys y lencería, así que en realidad no hay límites, incluso si no tienes mucha imaginación.

Juguetes. Usar juguetes sexuales en la cama no tiene nada de malo. ¡Al contrario! Puede hacer que la experiencia sea aún más disfrutable. Hay dildos, vibradores, anillos y una cantidad interminable de opciones, así que busquen juntos algo que convierta su San Valentín en una velada salvaje.

Sexo rudo. El sexo tranquilo y pasional es una buena manera de celebrar el 14 de febrero, ¡pero el sexo rudo es aún mejor! Ustedes ponen los límites, pero asegúrense de ir un poco más allá que de costumbre. No importa que rompas su ropa o que lo muerdas y rasguñes. ¡Todo es parte del juego!

Los sonidos. Una parte esencial del acto son los sonidos que hacemos. Desde los ruidos de placer hasta lo que le dices para que sepa que te encanta lo que está haciendo, la voz es esencial para que ambos tengan una mejor idea de su química sexual. Este 14 de febrero deberás ser un poco más vocal que de costumbre. Si él te está haciendo gozar, no te quedes callada. Puedes ser sutil o totalmente sucia al hablar o gritar. ¡Sin pena!

En público. No nos referimos a que hagan el amor frente a un grupo de extraños, sino que se porten un poco más atrevidos cuando sepan que pueden cacharlos. Lo prohibido siempre es más sensual, así que aprovecha las situaciones sexuales para portarte lo más atrevida que puedas con él. Una mano en su pierna o un comentario candente mantendrá la pasión en el aire.

¿Qué más haces para volverlo loco?

Vivan las curvas