LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo sentirte más sexy

¿Qué es lo que te hace sentir sexy? ¡Podría ser más sencillo de lo que creías!

04/02/2014 | Autor:
Comparte en:

¡Ser sexy es mucho más que lencería y escotes! Los medios de comunicación suelen representar versiones bastante inmaduras de la sexualidad, así que es natural que nuestra visión de lo que es sexy esté nublada por un par de películas, comerciales o series de televisión que enseñan más de la cuenta.

Por Beatriz Castillo

¿Qué significa ser sexy? Podría parecer una pregunta bastante sencilla y directa, pero en realidad es un poco más difícil de definir. Para responderla adecuadamente, tienes que distinguir entre dos cosas muy diferentes: lo que tú consideras sexy y lo que tu pareja considera sexy.

Hay que recordar que la imagen que las películas nos dan de la sexualidad suele ser bastante burda e incluso vulgar. Los personajes de las series de televisión son jóvenes, atractivos, están en forma y siempre tienen los mejores diálogos para seducir a quien se ponga frente a ellos.

¡Pero son falsos! La ficción está diseñada para entretenernos y para alejarnos del mundo real. Ser sexy en la vida real tiene más que ver con qué tan atraída te sientes hacia tu pareja y cuánto disfrutas de tu vida sexual.

Si te obsesionas con comprar la ropa específica para ser sexy probablemente atraerás un par de miradas, pero lo más seguro es que no sea del tipo de persona que quisieras atraer. No es lo mismo ser sexy de acuerdo a los estándares de alguien más, que serlo bajo tus propios términos.

El problema al enfocarnos en la apariencia como una manera para ser sexy es que es difícil mantener el acto bajo control y que estás haciendo algo que en realidad no tiene nada que ver con la persona que eres. Obviamente es halagador que otros te consideren atractiva, pero no puedes depender de opiniones externas para definir la imagen que tienes de ti misma.

Lo primero que hay que dejar muy claro es que nada es más sexy que la seguridad. Sentir confianza en ti misma y sentirte segura con tu cuerpo es lo más excitante que existe. ¿Cómo puedes disfrutar del acto o ser sexualmente libre, si estás preocupada por lo que tu pareja está viendo en lugar de lo que estás sintiendo?

Si quieres ser sexy, tienes que aceptar tu cuerpo como es, no como crees que debería ser. Nuestros cuerpos están diseñados para experimentar placer sexual solamente si aprendemos a decirle adiós a nuestras inhibiciones y ansiedades.

Pero amar tu cuerpo no significa que no puedas esforzarte por alcanzar ciertas metas. Si quieres bajar de peso, ¡hazlo! Si quieres hacer más ejercicio, ¡adelante! La diferencia se encuentra en hacer las cosas porque odias tu cuerpo y hacerlas porque sabes que puedes mejorar ciertos aspectos, pero sigues amando lo que tienes.

Entender lo que a tu pareja le gusta y con lo que se siente cómodo es la mejor manera de sentirte sexy frente a él. Cada quién es diferente, así que en este sentido es esencial la comunicación. Escucha lo que él te dice y cuéntale lo que te parece sexy.

Lo más importante es que no pretendas ser algo que no eres. Está bien querer satisfacerlo, pero también importa tu propia satisfacción. Abrirte con él no significa que debas hacer todo lo que él te diga, sino que estás dispuesta a escucharlo y a decirle lo que más te gusta sin miedo a que te juzgue.

El sexo es algo increíble que la vida nos ha dado; una experiencia física prácticamente incomparable y muy difícil de explicar. Nuestro cuerpo está diseñado para darnos placer. ¡Lo único que necesitas es dejar de pensar tanto y enfocarte en sentir más!

¿Qué tan sexy te sientes hoy?

Vivan las curvas