LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo empezar a ejercitarte

Te compartimos el paso a paso.

12/11/2012 | Autor:
Comparte en:

sub Al iniciar una rutina de ejercicio nos enfrentamos a dos retos: el físico y el mental. sub
Éstos se encuentran de la mano y por ello hay que encontrar un balance entre amos aspectos para conseguir iniciar una rutina, mantenerla y disfrutar de sus resultados.
La verdad es que resulta muy pesado incorporar el ejercicio a nuestras vidas cuando hemos sido sedentarios por un tiempo prolongado. Nos cansamos, nos duele, nos aburre y, lo peor, ¡no vemos que tenga ningún efecto! Una palabra: paciencia. El ejercicio es un proceso paulatino y sus beneficios no se dan de la noche a la mañana, hay que ser constantes y observadores pues los logros se dan de poco en poco y si nos mantenemos alertas podremos ir notándolos.

Pasos
Pésate, mídete, calcula tu masa corporal antes de comenzar la rutina y al final de cada semana para que puedas medir tu progreso. Asimismo, registra tu pulso antes y después de la rutina, tus tiempos y repeticiones diariamente para que puedas medir cómo va mejorando tu condición física.

Inicia lentamente. Ejercítate 15 minutos diarios y cada semana ve aumentando 2 minutos o un poco más. Quienes quieren comenzar con un régimen muy fuerte corren el riesgo de lastimarse y sufrir problemas de presión. Lo ideal es comenzar poco a poco e ir notando cómo cada semana eres capaz de incrementar el tiempo, hacer más repeticiones, ser unos centímetros más flexible, etc.

Ponte metas realistas y escríbelas. Planea cuánto tiempo le vas a dedicar a tu ejercicio cada semana y haz un horario.

Siéntete cómoda en el ambiente. Hay quienes creen que hacer ejercicio en compañía es mejor y hay quienes abogan por que hacerlo sólo es más cómodo. La verdad depende de ti. La clave está en que hagas una reflexión de si te sientes más motivada en un grupo o si prefieres ir a tu paso en casa. Sentirte incómoda por el lugar es una de las principales causas para dejar de ejercitarte, así que mejor evitémosla.

¡Descansa! Es muy común que cuando se inicia una nueva rutina se tienen tantas ganas que hacemos de más. Es importante tener tiempos de reposo entre un ejercicio y otro para dejar que el cuerpo se recupere y el ejercicio sea más efectivo.

Si llegas a sentir algún dolor ¡detente! No es verdad que si duele es porque funciona, si hay dolor puede haber lesión así que es mejor evitarlo.

No hagas ejercicios de alto impacto. Algunos de los mejores ejercicios que puedes hacer son: caminar, inicia con un paso rápido y cada vez aumenta más la velocidad, aeróbics acuáticos, son suaves con las articulaciones y bicicleta estática, especialmente para quienes tienen problemas de espalda.

Toma agua suficiente durante tus entrenamientos.
Es recomendable realizar una visita al médico antes de comenzar una rutina de ejercicio.

Síguenos enFacebookyTwitter.

¿Ya conoces nuestroFan Page de Vivan las Curvas?

CP

Vivan las curvas