LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo dar una disculpa efectiva

5 formas de hacerlo bien

21/08/2014 | Autor:
Comparte en:

Digamos que después de la discusión con tu novio, o mamá o amigo, caes en cuenta de que en efecto la regaste. Quieres disculparte, pero no sabes cómo hacerlo.

Por Ana Shimasaki

Aquí te van 5 formas de salir súper bien ante tan difícil tarea.

Empieza con un lenguaje corporal que diga que estás abierto al diálogo. Brazos y mandíbula relajada, manos abiertas y receptivas, ojos mirando directamente a los ojos del otro y sonrisa amable es una forma de decirle a la otra persona que estás abierta a un diálogo. Cuando vayas a hablar con la persona busca una cercanía para que el volumen de la conversación baje y tengas una sensación de calma. Por último, durante la conversación evita cruzar las piernas o los brazos, porque estarás diciéndole que aún no crees lo que tu interlocutor dice.
Discúlpate de forma genuina. Una buena disculpa exige que aceptes la responsabilidad de tus actos y que lamentes el daño que provocaste. No se trata de que te justifiques tus acciones tratando de explicar porque lo hiciste, si los demás también tuvieron la culpa, etc. Recuerda que pedir perdón no es perder una batalla, es reconocer cuando una acción estuvo mal.
Comprométete a cambiar. Si la discusión vino por algo que haces constantemente y que sabes que está mal, como llegar con dos horas de retraso a cada cita, comprométete a cambiar y hazlo. De nada servirán tus disculpas si al día siguiente vuelves a llegar tarde. El chiste es que la otra persona note que verdaderamente te estás esforzando por mejorar.
Dile que viniste explícitamente a disculparte. Acercarte a alguien en son de paz y decirle abiertamente: "vine a verte para disculparme”, es decirle que te importa tanto la relación que planeaste todo esto para salvarla. Por más enojada que esté la persona al momento de escuchar esta frase bajará la defensa.
Termina expresándole la importancia que él tiene en tu vida. Dile el rol que juega en tu vida; enfatízale que no quieres poner en riesgo o dañar la relación. Es en estos momentos cuando es importante decirle a esa persona especial por qué es tan especial. Describe lo mal que te sentirías si perdieras su confianza y compañía, seguro que así bajará la guardia.

Vivan las curvas