LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Busto firme de manera natural

Tonifícalo con estos ejercicios

06/08/2014 | Autor:
Comparte en:

¿Quieres lucir un escote de envidia? Puedes realizar algunos ejercicios para que tu busto esté más firme y crezca de manera natural.

Esta serie de ejercicios ayudará a darle forma a tu busto y hasta aumentar alguna talla. La clave está en ser constantes, por lo que procura realizarlos mínimo 3 veces por semana para ver resultados más rápido.

Por Christin Parcerisa

Ejercicios

Con ayuda de unas mancuernas, vas a juntar enfrente de ti los antebrazos sosteniendo las pequeñas pesas. Sube y baja los brazos con movimientos cortos y lentos.

Boca arriba con las piernas flexionadas, toma las mancuernas y con los brazos estirados llévalos hacia arriba de tu cabeza y después hacia enfrente a la altura de tu pecho. Repite este ejercicio 15 veces.

Continuando boca arriba, estira los brazos juntos sosteniendo las mancuernas a la altura de tu pecho. Abre los brazos casi tocando el piso y de regreso. Repite 15 veces.

Toma tus mancuernas para este ejercicio es ideal tener una pelota o una bolsa rellena de arena, pero si no se tiene con las pesas se puede realizar. De pie, estira los brazos a la altura del pecho y con las dos manos aprieta la pelota mientras jalas los brazos hacia el pecho y de regreso. Repite 15 veces.

Nota: Si no tienes mancuernas puedes hacerlo con algo que tengas en tu casa, como botellas de agua, bolsas de azúcar o bolsas con agua o arena.

Sin mancuernas

De pie, coloca una mano estirada a la altura del pecho y la otra en puño contra la palma de la mano contraria. Como si fueras a golpear la palma de la mano ejerce una ligera presión para que sientas como se mueve el pecho hacia delante en cada contracción. Repite 15 veces.

De pie, cruza las manos para que puedas tomar tus antebrazos. Ejerce presión en el apretón, que sientas que se mueve como en el ejercicio anterior. Repite 15 veces.

Las lagartijas tradicionales, son muy buenas para ejercitar el pecho. Solo colócate boca abajo y con los brazos sube y baja. De preferencia con las piernas estiradas, pero si te cuesta trabajo puedes empezar apoyando las rodillas en el piso.

Colócate de pie frente a una pared, apoya las manos en ella y estira los brazos. Flexiona los codos hasta que el pecho toque la pared, sin mover las piernas ni doblar las rodillas y regresa a tu posición original. ¡Sentirás como que te caes, pero es un movimiento que a la larga traerá grandes beneficios! Repite 15 veces.

¿De qué otra manera tonificas tu busto?

Vivan las curvas