LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Mike Coppola / Getty Images
Ashley Graham faltó a la Gala del MET porque ningún diseñador quiso vestirla

Ashley Graham faltó a la Gala del MET porque ningún diseñador quiso vestirla

Nadie está exento de sufrir fat shaming, incluso puede llegar hasta la alfombra roja.

09/08/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Ashley Graham es la modelo curvy más conocida a nivel mundial, gracias a su belleza y carisma. Sin embargo, a pesar de su fama y logros, no pudo asistir a la Gala del MET en 2016 porque ningún diseñador quiso vestirla debido a su talla. 

 

En una reciente entrevista para New York Magazine, la también activista reveló la anécdota, en la que nos recuerda porqué es tan importante el movimiento Body Positive.

 

 

 

 

 

Según relató Ashley, en 2016 recibió una preinvitación para acudir a la fastuosa Gala anual del Metropolitan Museum de Nueva York. En ese entonces la modelo no tenía suficientes contactos en el mundo de la moda para que le hicieran un vestido a la medida.

 

Graham está en la categoría plus size, ya que no encaja con las medidas promedio de las estrellas de Hollywood y modelos de pasarela, y al parecer ningún diseñador tenía a la mano un vestido de su talla ni quiso confeccionar uno para el evento

 

 

También: La prima curvy de Bella y Gigi Hadid, está revolucionando la moda

 

 

Además, hay que tomar en cuenta que muchos diseñadores evitan vestir a celebridades de talla grande para garantizar que sus prendas luzcan tal y como se muestran en los desfiles y catálogos.

 

Al final, Ashley tuvo que quedarse en casa porque no consiguió un atuendo digno. “No puedes presentarte con unos jeans y una camiseta”, dijo. 

 

 

También: Stefania Ferrario: la modelo que lucha contra el término 'plus size’

 

 

Sin embargo, sí pudo lucirse en la edición 2017 de la Gala, celebrada en mayo pasado. 

 

 

 

 

 

La sensual maniquí se robo las miradas al aparecer en la alfombra roja con un vestido de alta costura confeccionado por la firma H&M, que le valió muchos halagos, incluso de la mismísima Rihanna: "Dijo que estaba hecha un forro. No supe qué decirle", comentó Graham.

 

 

 

 

Incluso Beyoncé habló de este tipo de discriminación cuando recibió el premio como Ícono de la Moda e 2016 por parte del Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos. “Cuando empezamos como Destiny’s Child, las marcas de lujo realmente no querían vestir a cuatro chicas de campo negras y curvilíneas”, confesó durante su discurso de aceptación. 

 

 

También: Rebel Wilson reclama a diseñadores que no consideran todo tipo de cuerpos

 

 

¡Punto para las curvy!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas relacionadas