LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Adiós a los kilitos que dejaron las fiestas en tus curvas

¡Acaba con ellos!

12/01/2015 | Autor:
Comparte en:

No te preocupes por el peso que ganaste en esta temporada, aquí te dejamos unos tips fáciles y rápidos para que regreses a tu peso ideal. Toma nota.

Por Paola Ortíz

Después de tantas cenitas navideñas y banquetes de año nuevo con los amigos, la familia y demás, es momento de mirar la realidad y ver que todo lo que comimos no fue en vano, cada platillo delicioso que probamos dejó su huella al regalarnos unos cuantos kilitos de más. Pero no te preocupes, siguiendo estos consejos te será muy fácil regresar a tu peso ideal.

Toma nota
Acuéstate en el piso boca arriba y junta tus manos detrás de la nuca, flexiona tus rodillas, ahora estira la pierna derecha y lleva la punta de tu codo hacia la pierna que aún sigue flexional, la izquierda, y repite el mismo movimiento pero con el otro codo y la otra pierna; repite el ejercicio intercalando la pierna que estiras por 3 minutos. Si llevas a cabo esta rutina a diario empezarás a ver los resultados muy pronto.

Consigue dos mancuernas de 1kg o dos botella con agua de medio litro cada una; lleva los brazos a tu pecho y luego estira lo más que puedas sin dejar de sujetar las mancuernas. Contrae el abdomen y concentra la fuerza en este punto para regresar a tu lugar. Repite el ejercicio 15 veces al día para comenzar a ver la diferencia en tu cuerpo.

Recuéstate en el piso boca arriba, entrelaza los dedos detrás de tu cabeza y levanta las piernas estirándolas hacia el cielo de forma que dibujen un ángulo de 90 grados respecto a tu torso. Concentrando la fuerza en el abdomen levanta la mitad superior de tu torso llevándola hacia tus piernas. Ojo, no fuerces el cuello, el trabajo debe de ser desde el abdomen. Si este ejercicio te resulta demasiado complicado puedes bajar un poco las piernas de modo que se forme un ángulo de 45 grados.

Sobre una colchoneta o manta recuéstate en el piso boca abajo, Levanta un poco tu torso apoyándote en los antebrazos y con las palmas rectas en dirección al piso. Estira bien tus piernas y asegúrate de estar con la espalda recta. Concentrando la fuerza en el abdomen baja tu cuerpo de modo que tu cara quede lo más cerca posible del piso, fíjate que la forma derecha de tu espada siga igual. Sube y vuelve a bajar. Repite el ejercicio 15 veces. Si se te hace más cómodo cruza tus pies para tener más apoyo pero no dejes de mantener tu cuerpo recto.

Vivan las curvas