LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
cuidar curvas

Cómo mantener tu silueta curvy tras terminar una dieta

Si ya hiciste el esfuerzo, ¡no lo tires todo por la borda!

15/11/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Típico que haces una dieta para darle buena forma a tus curvas y cuando terminas viene el temido “rebote”. Por eso te decimos cómo mantener tu silueta curvy, para que todo tu esfuerzo no se desperdicie.

Normalmente, una vez que conseguimos nuestro objetivo de peso, talla o figura, dejamos la dieta a un lado y nos damos gusto con todo lo que no pudimos comer durante semanas o meses: azúcar, pan, grasas, ¡todo lo que es delicioso en este mundo!

 

Por supuesto, luego de estar bajo un régimen estricto, nuestro cuerpo responde muy mal. Por lo general recuperamos parte del peso perdido, o todo… ¡o hasta más!

Para que no te pase, checa estas claves:

1. Cuida las cantidades

Si bien puedes incorporar de nuevo alimentos que tenías vetados, tampoco te excedas en las porciones. Lo mejor es equilibrar tus platillos para que contengan proteínas, vegetales y carbohidratos, sin que los últimos superen a los dos primeros en cantidad.

2. Administra los carbohidratos

El azúcar y las harinas son el talón de Aquiles para cualquier humano. Claro que los puedes consumir, pero con medida. Reserva la ingesta de éstos para la mañana y la tarde, y en la noche opta por proteínas y vegetales. Por ejemplo, si ya comiste pizza en la tarde, cena una ensalada con pollo o atún.

3. Botanas saludables

Después de llevar una dieta seguro ya dominas el mundo de los snacks sanos. Ten siempre a la mano verdura rayada, gelatina light o incluso chicharrón natural de cerdo, que es pura proteía, para cuando te ataque el “monchi”.

 

4. Sigue tomando mucha agua

Si en tu dieta te mandaron beber 2 litros de agua al día, ¡continúa haciéndolo! El agua te ayuda a activar el sistema digestivo y hace más eficiente la quema de calorías.

5. Ojo con el alcohol

La mayoría de bebidas alcohólicas contienen mucha azúcar y, obvio, calorías. Los de menor contenido calórico son el vino (tinto, blanco y rosado), la sidra, la champaña y la cerveza. Las que debes de evitar son el anís, ron, brandy, whiskey, coñac, ginebra, mezcal, pulque y vodka, además de todas las cremas de licor.

6. ¡Éntrale al ejercicio!

Si se te dificulta mantener una alimentación estricta, entonces activa tu cuerpo. Ya comprobaste que eres capaz de bajar de peso, y si a una nutrición correcta le sumas entrenamientos, verás resultados sorprendentes, ¡inténtalo!

Mira también: ¡El peso ideal es un mito! Y te decimos por qué

Recuerda que la buena alimentación no es una cosa temporal, debes integrarla a tu vida como un hábito más.

Los resultados de una dieta se pueden quedar, pero solo si haces cambios a largo plazo.

¡Cuida tus curvas!

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas