LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
comer con culpa, comer sin culpa, comer, exceso, atracon, culpa, culpable, vergüenza, pena, curvy, curvas, plus size, talla extra, alimentación, nutrición

6 Razones para no sentirte culpable por comer de más en las fiestas

De todos modos te van a criticar, así que disfruta sin sentirte mal

25/12/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Todas las chicas con sobrepeso tenemos o hemos tenido ciertas reservas cuando se trata de comer, especialmente en público. Quizá te hayas excedido un poco en estas fiestas o tal vez no, pero te sientes inexplicablemente culpable solo por haber comido. Si tienes un poco de cruda moral por disfrutar al máximo una deliciosa cena, te urge leer esto.

 

Muchas chicas curvy no podemos servirnos comida sin sentir que las miradas están sobre nosotras. O bien, escuchamos unas vocecillas malévolas que nos dicen: “eso está mal”, “contrólate”, “todo eso va a terminar en tu trasero”, etc.

 

Las curvas por lo general vienen acompañadas de muchos issues con la alimentación, pues nos han repetido hasta el cansancio que esos kilos extra son consecuencia de una dieta deficiente. Entonces nuestra relación con la comida se complica y en vez de disfrutarla se convierte en motivo de culpa.

 

Esos sentimientos negativos (culpa, enojo, arrepentimiento, vergüenza, frustración) se pueden presentar antes de servirnos o pedir el alimento, mientras estamos comiendo o después.

 

Por eso te damos algunas razones para no sentirte culpable por disfrutar tus alimentos:

 

1. No existe la comida “buena” ni “mala”

Todos los alimentos consumidos en su justa medida aportan algo al organismo. Algunos son más necesarios que otros, pero eso no significa que los otros sean “malos” o “no saludables”. La comida es solo comida, no te hace ni mejor ni peor persona, solo hay que aprender a balancearla.

Podemos alternar el tipo de alimentación, pues una pequeña porción de un alimento poco nutritivo no hace mal ni es el fin del mundo. Incluso los especialistas en nutrición recomiendan de vez en cuando darte un gustito (un pedazo de pastel, una bola de helado), por el bien de tu salud física y mental.

 

 

2. Todos los humanos necesitan comer

No te sientas culpable por tener hambre o comer, recuerda que tu cuerpo necesita combustible para funcionar.

 

3. En realidad no hiciste algo tan malo

Quizá comiste algo con miles de calorías o te pasaste con las cantidades, pero si solo lo haces una o dos veces al año no tienes por qué sentirte mal. El problema sería que esas comilonas fueran habituales en cualquier época y a la menor provocación.

Claro que es probable que subas de peso, ¡Como cualquiera! Se calcula que una persona promedio gana entre 3 y 5 kilos durante las fiestas decembrinas, independientemente de su talla o peso regular.

Esos kilos extra se irán poco a poco en cuanto regreses a tus hábitos nutricionales y retomes la actividad física.

 

4. Tienes derecho a disfrutar la comida

Comer es un placer y mereces disfrutar cada bocado. Si decides comer un gran plato de pasta no sirve de nada hacerlo pensando en los efectos que tendrá en tu cuerpo. ¡Solo relájate y disfruta!

 

 

5. Limitarte es contraproducente

A veces la culpa nos impide comer un alimento en específico. Sin embargo, llega un punto en que el antojo le gana a la culpa y te das un atracón con esa comida que te negaste. Esto pasa porque emocionalmente llegas al límite y ya no te importa cuidar lo que comes, ¡solo quieres acabar con el antojo!

Estas reacciones sí son dañinas, pues le agregan una carga emocional negativa a algo que debería ser un placer.

 

6. La opinión de la gente no es tu problema

Si estás rodeada de personas tóxicas que critican tu cuerpo, no importa lo que comas o dejes de comer, lo seguirán haciendo. Entonces, ¿por qué limitarte?

Por otro lado, si la gente que está contigo te quiere, te respeta y jamás te lastimaría juzgando tu apariencia, la pregunta es la misma.

 

Mira también: Cómo mejorar tu relación con la comida y cuidar tus curvas con amor

 

En resumen, no ganas nada con sentirte culpable, avergonzada o arrepentida por comer. Todos se exceden un poco en estas fechas y todos ganan algo de peso. Lo importante es que esto no te aleje de tus hábitos y metas healthy.

 

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

 

Notas relacionadas