LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Obesidad y cáncer de mama: un vínculo que pone en riesgo tu vida

Obesidad y cáncer de mama: un vínculo que pone en riesgo tu vida

¿Por qué la obesidad y el sobrepeso aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad?

22/10/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Desde hace años sabemos que existe una relación entre el sobrepeso u obesidad, y el cáncer de mama, sin embargo pocas estamos conscientes de lo que eso significa y cómo puede poner en riego nuestras vidas.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 30% de las muertes por esta enfermedad en el mundo se deben a 5 hábitos y comportamientos principales: exceso de peso, bajo consumo de frutas y verduras, poca actividad física y consumo de alcohol y tabaco.

 

También: Los 7 síntomas más extraños de cáncer de mama

 

Según un estudio del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), el Índice de Masa Corporal (IMC) condiciona el pronóstico en las pacientes con este proceso tumoral, asociándose con más riesgo de mortalidad y recurrencia de la enfermedad en mujeres cuyo IMC es igual o superior a 35, es decir, que están en el rango de obesidad.

Para llegar a estas conclusiones, se realizaron cuatro ensayos clínicos, con un seguimiento de más de siete años en los que participaron 5,863 pacientes con cáncer de mama operable a las que posteriormente se les administró quimioterapia.

 

De acuerdo a Marina Pollán, investigadora principal, el estudio evidenció que la obesidad origina un efecto de pronóstico negativo frente a la mortalidad global, la mortalidad por cáncer de mama y la recurrencia de los tumores en las pacientes con un IMC igual o superior a 35.

Por otro lado, el mismo estudio nos ofrece otra cifra esperanzadora. En la investigación tan sólo el 8% de las mujeres estudiadas eran obesas y presentaban un IMC superior o igual a 35, lo que quiere decir que “el porcentaje de pacientes con cáncer de mama con obesidad moderada y grave es por ahora bajo, y el estudio muestra que en las mujeres con sobrepeso y obesidad leve (con IMC menor de 35) no presentan un peor pronóstico”, dijo Pollán. 


También: Qué NO decirle a una persona con cáncer

 

¿Por qué la obesidad aumenta el riesgo de cáncer?

Los investigadores apenas empiezan a entender esta relación, pero tiene que ver con la actividad metabólica del tejido adiposo. Antes se pensaba que era solo un depósito pasivo de combustible, ahora se sabe que bombea una asombrosa cantidad de hormonasfactores de crecimiento y moléculas de señalización, lo cual puede incidir en la conducta de otras células en el organismo, según un artículo publicado por el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos.

Estas moléculas no causan el cáncer, sino que lo promueven. Es decir, no provocan las mutaciones que hacen que una célula normal se convierta en célula cancerosa, sino que alimentan el crecimiento y la proliferación de células malignas.

 

Una de las vías que se presume podrían conducir de la obesidad al cáncer tiene que ver con el estrógeno, una hormona que alimenta una gran cantidad de casos de cáncer de seno y cáncer de endometrio. En las mujeres obesas, "la grasa corporal se convierte en una máquina productora de estrógeno", explicó la doctora Leslie Berenstein, directora de la División de Etiología del Cáncer en el City of Hope Comprehensive Cancer Center.

Otro factor que probablemente interviene en muchos tipos de cáncer, incluidos el cáncer de seno, el cáncer colorrectal y el cáncer de páncreas, es la insulina, la hormona que hace que las células del organismo tomen las glucosa (azúcar) del torrente sanguíneo.

También: Embellecer la cicatriz del cáncer de mama, el poder transformador de un tatuaje

 

El cáncer de mama no es único asociado a la obesidad, también se ha notado su incidencia en el cáncer de útero, tiroides, riñón, esófago y próstata, entre otros.

Para evitar estos escenarios, lo mejor es apostarle a la prevención. Mantener un  peso saludable con un IMC menor de 35, llevar una dieta balanceada y muy variada que incluya frutas, verduras frescas y fibra, así como moderar el consumo de carnes rojas, embutidos, harinas, azúcares y sal, y hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio al día.

Recuerda siempre que las curvas más hermosas son aquellas que están sanas.

 

 

Vivan las curvas, Salud

Notas relacionadas