LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Megarexia: cuando sufres de obesidad pero te sientes delgada

Megarexia: cuando sufres de obesidad pero te sientes delgada

Sentirte delgada aunque no lo estés también es un trastorno que debe tomarse en cuenta.

03/10/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Muchas mujeres estamos orgullosas de nuestras curvas, y otras ni siquiera están consientes de que las tienen. Sufrir de obesidad, pero sentirte delgada, es un trastorno que tiene nombre: Megarexia.

 

También: Las 8 razones más extrañas por las que subes de peso 

 

La Megarexia, también conocida como Fatorexia en inglés, es un desorden psiquiátrico y alimenticio en el que las personas no notan la verdadera proporción de su cuerpo. Sin importar cuánto aumenten de peso o talla, ellos se perciben como personas delgadas y saludables. 

Es justo lo contrario a lo que ocurre en trastornos como la anorexia o bulimia, en los que la persona se siente “gorda” aunque esté en su peso ideal o por debajo de éste. Sin embargo, ambos trastornos están dentro del espectro de los desórdenes de dismorfia corporal. 

 

Este trastorno fue descubierto apenas en el año 2009 y aún se desconoce cuál es su origen, aunque se ha relacionado con algunos factores ambientales, nutricionales, psicológicos y, por supuesto, con la autoestima. 

Se calcula que esta enfermedad afecta a 8 de cada 10 personas con problemas de peso en el mundo y puede desencadenar problemas de salud más graves como la diabetes e hipertensión.

Según un estudio realizado por la American Pshychiatric Association, 85 % de las personas obesas en el mundo sufren de este trastorno y por cada anoréxico que se tiene registrado, hay por lo menos 10 megaréxicos.

 

También: 5 Dietas populares que no funcionan y sí hacen daño

 

Síntomas de Megarexia:

- Desconocen su peso y evitan las básculas. 

- Creen que todas las básculas están dañadas.

- Utilizan prendas holgadas que escondan el cuerpo.

- No son conscientes de su peso y talla reales.

- Aseguran que toda la ropa les queda grande.

- Creen que la ropa está mal etiquetada y por eso deben usar una talla más grande.

- Se enfadan cuando alguien se refiere a su peso o alimentación.

- Evitan los espejos de cuerpo entero y las cámaras, o culpan a estos objetos por hacerlos ver “más grandes”.

- No siguen ninguna dieta ni rutina de ejercicio.

- Ingieren grandes cantidades de comida que consideran saludable, aunque no lo sea.

 

¿Cómo se trata la Megarexia?

El gran problema de la Megarexia es que el afectado no es consciente del problema, por lo que no es capaz de pedir ayuda. El primer paso es que lo reconozca, y para eso es vital el apoyo de su círculo cercano. Una vez que la persona está dispuesta a tratarse, hay que consultar con un psicólogo o psiquiatra, y un nutriólogo, para que supervise la pérdida de peso de forma sana.

 

También: ¿Se puede ser sana y obesa al mismo tiempo? 

 

Recuerda que hay una gran diferencia entre estar orgullosa de tus curvas y negar que las tienes. Aunque es positivo amar tu cuerpo tal y como es, siempre hay que cuidarnos de no cruzar la delgada línea entre lo estético y lo saludable. 

 

 

 

 

Notas relacionadas