LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
6 Infusiones para eliminar el hígado graso de forma simple y natural

6 Infusiones para eliminar el hígado graso de forma simple y natural

Protégelo de forma natural.

01/08/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Uno de los mayores problemas que el sobrepeso trae a la salud es el hígado graso, pero existen formas simples y naturales de eliminarlo, como las infusiones que aquí te presentamos.

 

1. Diente de león

 

 

A post shared by Justin C Prince (@justincprince) on

 

Vierte una cucharada de diente de león por cada 250 ml. de agua hirviendo y consume 3 tazas al día de esta infusión. Abstente de tomarla si estás embarazada, tienes cálculos en la vesícula, úlceras, gastritis o acidez, o si estás tomando diuréticos, litio o suplementos con potasio.

 

 

2. Jengibre

 

 

Tritura dos centímetros de esta raíz y colócalo en una taza de agua hirviendo. Deja reposar por 5 minutos y bébelo antes que se enfríe. Puedes agregar un poco de limón para hacerlo más efectivo y darle sabor.

 

 

3. Limón

 

 

A post shared by GOOD ZING (@goodzing) on

 

Es la más fácil, agrega la cáscara de un limón y su pulpa a una taza de agua. Otra opción es añadir la cáscara de un limón en una taza de agua hirviendo y dejarla reposar de 10 a 15 minutos. Después colarla y beber una taza grande y tibia cada mañana en ayunas, durante tres semanas.

 

 

4. Boldo

 

 

En una taza de agua muy caliente, agrega una cucharadita de boldo y deja reposar por 10 minutos antes de beber. Puedes agregar una cucharadita de hojas de menta al té para potenciar su efectividad y mejorar el sabor. 

 

Se recomienda consumir máximo 3 tazas al día, siempre antes o después de cada comida principal. La ingesta recomendable es durante 5 días, si se va a extender es necesario consultar a un médico, pero no se debe beber por más de 3 semanas seguidas. 

 

 

También: Así se hace el té de piña y canela para adelgazar

 

 

No se recomienda para mujeres embarazadas, personas que consumen anticoagulantes, pacientes con problemas renales o para quienes tienen estómago delicado, porque es un eficaz laxante.

 

 

5. Alcachofa

 

 

Hay dos formas de prepararla. La primera es conseguir las hojas de alcachofa y preparar un té con una cucharadita de hojas en una taza de agua hirviendo. La otra es poner una alcachofa en trozos a hervir en 3 tazas de agua. En ambos casos, la infusión se deja hervir durante 3 minutos y después de que repose otros 5 minutos se bebe. Se recomienda tomar 3 tazas al día, máximo, de preferencia media hora antes de las comidas. 

 

 

6. Cardo mariano

 

 

A post shared by Amelia Fish-Star (@ameliafishstar) on

 

Pon una cucharadita de sus semillas en una taza de agua hirviendo. Permite que llegue a ebullición, apaga y deja que repose 5 minutos. Después, filtra el contenido y bébelo 2 o 3 veces al día, después de tus comidas principales. A pesar de que su sabor es muy amargo, no se recomienda endulzar la infusión. No se recomienda para mujeres embarazadas o lactando, diabéticos e hipertensos. 

 

 

También: ¿Se puede ser sana y obesa al mismo tiempo?

 

 

Elige la que más te convenga y checa con tu médico si no hay alguna contraindicación para tomarla. Recuerda que el hígado graso no es un problema en sí mismo, sino la consecuencia de una alimentación deficiente o una vida sedentaria, así que lo ideal es atacar las causas de raíz.

 

 

 

 

 

 

 
Vivan las curvas, Salud

Notas relacionadas