LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

http://blogs.psychcentral.com/

Deja de comer compulsivamente

Y conserva tus curvas

18/11/2015 | Autor: Redacción
Comparte en:

En ocasiones, las personas que tienden a comer compulsivamente no controlan bien sus emociones. Aparentemente, la ingesta excesiva de alimentos calma un poco la ansiedad, el aburrimiento, la tristeza o el estrés, pero la sensación de tristeza vuelve, y muy pronto, creando un círculo vicioso casi imposible de dejar. 

 

 

 

Muy a menudo, estas comidas contienen exceso de calorías, por lo que es normal ganar peso al poco tiempo de comenzar con este mal hábito. 

Te damos 5 tips para dejar de alimentarte de forma compulsiva: 

1. Haz un switch

Trata de cambiar esta costumbre por otra menos dañina. Por ejemplo: Hacer ejercicio, masticar chicle, tomar medio litro de agua cada vez que sientas esa necesidad de ingerir cosas grasosas por estrés, saltar cien veces la cuerda, ver el capítulo de una serie, etc. 

 

 

 

 

2. Buenos reemplazos

Cambia por completo tu modus operandi. Si estás nerviosa y se te antojan unas papas a la francesa con dos kilos de queso derretido y mucha catsup, prueba mejor picar unas zanahorias o unos pepinos, ponerles limón, chilito y ¡listo! A la larga, te acostumbrarás a comer saludable entre horas y no sufrir por los kilitos de más. Al final, el problema no es la comida, sino lo que consumimos.

 

 

3. Apoyo

Antes de recurrir a la comida para sentir consuelo, busca a un amigo, a un familiar o a tu pareja. Sentir que los demás están con nosotros es muy terapéutico, más que la ingesta innecesaria de calorías. 

 

 

 

 

4. Lleva un diario

Tener un registro detallado de lo que comes y las emociones que experimentas cuando lo haces, es una gran forma de superar la compulsión, aseguran los especialistas.

 

 

 

5. Practica yoga

El ejercicio, en general, libera endorfinas que ayudan a levantar el estado de ánimo. En el caso del yoga, aliviar el estrés es uno de los primeros resultados que tienes, ya que se utilizan mucho la visualización y la respiración. 

 

Quédate con la técnica que mejor te funcione o incluso, implementa varias de estas al mismo tiempo en tu vida. ¡El cambio está asegurado!

 

LD

Vivan las curvas, Salud

Notas relacionadas