LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
feminismo y Body Positive

Feminismo y Body Positive van de la mano, checa por qué

La aceptación corporal es un gran paso hacia al sororidad

06/03/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Una de las formas más poderosas de practicar la sororidad, es dejar de criticar el cuerpo femenino. El movimiento Body Positive y el feminismo estás íntimamente unidos por la lucha contra los estereotipos de belleza impuestos por la sociedad patriarcal. De hecho, es imposible pensar en uno sin el otro.

Desde siempre, los estándares físicos de las mujeres han sido dictados para complacer al hombre. Las chicas hacemos todo tipo de sacrificios para ajustar nuestra silueta y aspecto (cómo nos vestimos, maquillamos y comportamos), en función de lo que es atractivo para los varones.

 

El Body Positive propone reapropiarnos de nuestros cuerpos, aceptarlos tal como son y estar orgullosas de ellos. Esto implica no perseguir los ideales de belleza creados para el placer masculino.

Así, dejar de juzgarnos a nosotras mismas y a otras mujeres por no tener el cuerpo “ideal” se convierte en un acto de empoderamiento. Es una fuerte declaración de independencia, como decir “mi autoestima y mi valor no dependen de la opinión externa, y mi vida no gira en torno a lo que otros quieren que sea”.

Además de recuperar el control de nuestros cuerpos, el Body Positive supone un paso hacia la hermandad entre mujeres. Cuando no criticas ni juzgas el aspecto de otra chica, evitas caer en el ciclo de demeritarlas y menospreciarlas, convirtiéndote en una aliada en vez de una enemiga. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por iammai (@mailinhphan) el

 

Históricamente, las féminas hemos tenido que competir para conseguir “un buen partido” o al “soltero más cotizado”.

¿La razón? La mayoría de las culturas a través del tiempo han tratado a la mujer como un ser indefenso que no puede sobrevivir sin la protección de un hombre. Entonces, se volvía vital atraer al galán más fuerte o adinerado, y uno de los caminos para conseguirlo era ser más hermosa que las demás.

Pero ahora que la mujer es un ser independiente, capaz de ganarse la vida y defenderse por su cuenta, esa lucha ya no tiene sentido. Entonces, ¿por qué perpetuarla?  

La aceptación corporal contribuye a acabar con la supuesta “rivalidad natural” entre mujeres. La cual, por cierto, ha sido una herramienta para desunirnos. No tienes porqué despreciar el físico de otras mujeres, ¡porque ya no hay razón para competir!

Mira también: Feminismo lipstick: el empoderamiento a través de la belleza

Al aceptar nuestros cuerpos y los de las otras chicas tal como son, podemos vernos como iguales, entender que tenemos una esencia en común y convertirnos en una poderosa red de apoyo. 

¡Ama tu cuerpo y súmate a la construcción de una nueva idea de belleza!

Vivan las curvas, Moda y Belleza

Notas relacionadas