LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
El truco infalible para que tus muslos no se rocen

El truco infalible para que tus muslos no se rocen

Sabemos lo horrible que es esa sensación de ardor entre tus piernas sólo por el hecho de caminar o correr.

18/11/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Las chicas que tenemos muslos gruesos siempre tenemos la misma queja: no podemos usar falda, short o traje de baño sin que nuestros muslos se rocen y terminen rojos como tomate. Para que eso ya no sea un problema te pasamos nuestro mejor truco, ¡es infalible!

 

También: 15 cosas que sólo entendemos las chicas con muslos grandes 

 

Si cada vez que dejas tus piernas al aire terminas con la piel del interior de los muslos casi en carne viva por las rozaduras, es hora de aplicar este truco infalible. Es tan sencillo que no podrás creer que no se te había ocurrido antes: ¡antitranspirante!

 

Lo único que necesitas es aplicar una capa de antitranspirante en barra con o sin aroma, en la zona cercana a las ingles y por toda el área que normalmente resulta afectada, ¡y listo!

Es muy importante que sea en barra, ya que el roll-on o líquido puede correrse o manchar, mientras que el de aerosol quizá no cubra bien la zona, pero el antitranspirante sólido se adhiere muy bien a la piel.

 

También: Ejercicios para eliminar la grasa interior de los muslos 

 

Además, su textura cremosa da lubricación a la piel, evitando por completo el roce, y como controla el sudor mantendrá fresco el interior de tus muslos para que no se acumulen bacterias u hongos.

 

Existen otras opciones como llevar un fondo tipo short (sí, de esos que usaba tu mamá y parecen de abuela), ponerte unas lycras o medias debajo de la ropa o usar unas bandelettes diseñadas justo para ese fin, pero todos resultan inútiles si llevas falda corta, short o un bañador.

También: Estas bandanas serán la solución para evitar el roce de tus muslos 

 

Ahora que te dimos nuestro secreto mejor guardado úsalo con sabiduría y luce tus piernas cuando y donde quieras.

 

 

 

Vivan las curvas

Notas relacionadas