LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
renunciar trabajo diciembre

¿Te conviene renunciar a tu trabajo en diciembre?

Si quieres aplicar el “año nuevo, trabajo nuevo”, checa primero esto

25/11/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Conforme se acerca la Navidad y el Fin de año empezamos a replantear nuestras vidas, y eso incluye lo laboral. Muchos aseguran que es mala idea renunciar al trabajo en diciembre, pero quizá hasta te conviene, checa por qué.

Tal vez llevas varios meses esperando a que termine el año para decirle adiós a un trabajo que quizá no te hace feliz, no cumple tus expectativas o no tiene posibilidades de crecimiento.

 

En el fondo, todos sabemos la gran razón para postergar la renuncia: el aguinaldo. Aunque claro, también influyen los bonos y las fiestas de la empresa donde rifan cosas (¿qué tal si esta año sí me saco la pantalla?).

En realidad, no es tan malo renunciar en diciembre, o desde noviembre si quieres. Mira porqué lo decimos:

1. Aún recibirás tu aguinaldo

Ok, no será la misma cantidad que si hubieras esperado un mes más, pero por ley tu finiquito debe incluir la parte proporcional que te corresponde, así como vacaciones, comisiones y fondo de ahorro (si tu empresa cuenta con estas prestaciones). Si lo piensas, solo perderás una doceava parte de lo que te darían, solo evalúa si vale la pena.

2. Diciembre es el mejor mes para buscar empleo

Así como tú, muchas personas renuncian a su trabajo el último mes del año, y eso solo significa una cosa: ¡muchas vacantes! De acuerdo con la BBC, en enero hay más búsquedas de empleos, pero diciembre es el mejor mes para asegurar uno. Según el portal, el mejor momento para enviar el CV son los días martes entre 10 y las 11 horas.

Lo mejor es que si consigues un empleo en esas semanas, lo más probable es que te digan “empiezas en enero”. Así te queda todo un mes libre para disfrutar la vida sin la incertidumbre de no saber qué será de ti.

 

3. Tendrás, de hecho, una temporada de paz

Vivirás las fiestas decembrinas al máximo, libre de estrés laboral. Olvídate de salir de la oficina el 24 de diciembre en la tarde para llegar a la cena y dormirte temprano, porque “tu jefe no dio el 25 de descanso”, ¡y lo mismo en Año Nuevo! Tendrás todo el tiempo del mundo para ir a reuniones, hacer compras, decorar, cocinar y apapachar a tus seres queridos. 

4. Te ahorras los intercambios y regalos forzados

No tendrás que quebrarte la cabeza ni gastar lo que no quieres en el regalito de ese jefe que te cae mal o de los compañeros con los que casi ni hablas. Y tampoco recibirás otro regalo impersonal, genérico y completamente inútil. No sé, piénsalo.

Mira también: ¿Por qué la gente renuncia a su trabajo en diciembre?

¿Estás lista para decir “Año Nuevo, trabajo nuevo”?

  

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas