LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pexels
Qué hacer si odias tu trabajo

Qué hacer si descubriste que odias tu trabajo durante la cuarentena

Antes de renunciar, piensa con la cabeza fría

25/05/2020 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

La cuarentena derivada de la pandemia de coronavirus ha supuesto un cambio radical en nuestro estilo de vida. Por supuesto, el terreno laboral es de los más afectados. No son pocas las personas que reportan estar pasando por una crisis existencial que los hizo descubrir que en realidad odian su trabajo y su pasión es otra cosa.

Reducción de días laborales, cambios de horario y home office son algunas de las modificaciones que las empresas adoptaron para hacer frente a la emergencia. La diferencia entre esto e ir diario a la oficina para cubrir un horario, es abismal.

Muchos trabajadores experimentaron estas modalidades por primera vez, ¡y quedaron fascinados! Muchos se dieron cuenta de que pueden realizar su trabajo vía remota sin ningún problema, mientras mejora su calidad de vida: duermen más, se ahorran el tiempo de traslados (y el tráfico, claro), y si se organizan bien tienen  más tiempo libre.

 

Esto se suma a la crisis existencial general que muchos han experimentado las últimas semanas. Entonces nos asaltan preguntas como: ¿qué estoy haciendo con mi vida?, ¿y si la estoy desperdiciando en algo que no me hace feliz?, ¿qué tal si jamás consigo el éxito en este empleo?

Otro factor determinante han sido los cambios en la economía y el mercado laboral. Muchos descubrieron que, quizá, su trabajo no será tan relevante o solicitado en la era post-covid, y están replanteando sus opciones profesionales.

Si es tu caso y algo en tu interior te suplica un cambio laboral, checa qué puedes hacer:

1. No tomes decisiones impulsivas

La realidad es que tu trabajo actual es tu medio de subsistencia en este momento. No lo puedes dejar así como así sin tener otro ingreso seguro. O sea, podrías, pero no es lo más recomendable debido a la inestabilidad económica actual y la que vendrá en el futuro.

Trata de ver la situación con objetividad: conservar tu empleo es cuestión de supervivencia, no de gustos.

Mejor aprovecha esta temporada preparándote para lo que en verdad quieres hacer. Capacítate, arma tu plan, busca oportunidades y, cuando tengas otra forma de ganarte la vida, entonces sí podrás renunciar.

 

2. Evalúa las razones del desencanto

¿Qué te molesta de tu trabajo que antes tolerabas? Tal vez sean los horarios, el ambiente en la oficina o el simple hecho de trasladarte. Quizá en verdad no te gusta ni tantito lo que haces o descubriste que no era lo que soñabas.

Otra opción es que ese sentimiento solo sea producto del momento tan complicado que estamos viviendo. Es decir, ante una perspectiva catastrófica nos asalta la idea de que la vida es corta y la estamos desaprovechando en el trabajo.

3. Considera las opciones

Si después de pensarlo con calma decidiste que en verdad detestas tu empleo o tu profesión en general, es hora de planear el cambio. La gran pregunta es ¿qué quiero hacer de ahora en adelante?

Es posible que solo necesites buscar otro empleo en tu mismo ramo, uno que te ofrezca mejores condiciones laborales o actividades más apegadas a tu interés. Tal vez solo quieres dejar de ser empleada y volverte independiente.

Otros casos demandarán cambios más profundos, como estudiar otra carrera o especializarte en algo nuevo.

 

4. Busca el punto medio

Una vez que sabes qué no te gusta de tu trabajo y qué quieres hacer, puedes comenzar a negociar. Si el problema es que no deseas volver al ritmo anterior o necesitas nuevos retos, trata de llegar a un acuerdo con tus jefes, quizá ellos también estén abiertos a esa posibilidad.

Si de plano entendiste que tu verdadera pasión está lejos de tu profesión, puedes comenzar a cultivarla en tu tiempo libre. Así podrás calmar tu ansia de novedad y liberar la tensión, sin arriesgar tus ingresos. También podrás checar si ese interés tiene o no potencial para convertirse en tu principal actividad remunerada.  

Mira también: 8 pasos para enamorarte otra vez de tu trabajo si se perdió la chispa

Lo más importante es que pienses con la cabeza fría y no tomes decisiones drásticas dictadas por el Síndrome de la Cuarentena.

Si de verdad estás determinada a cambiar de empleo o de profesión, aprovecha lo que queda del estado de emergencia para preparar el terreno antes der dar el salto. Claro que si se te presenta una gran oportunidad puedes (y debes) tomarla.

Lo ideal es esperar a que pase la situación para lanzarte a esa aventura, no solo por supervivencia y seguridad, también para ver qué nuevas opciones se presentan tras la crisis.

Tu vida, Trabajo

Notas relacionadas