LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
9 señales de que tu estrés está fuera de control

9 señales de que tu estrés está fuera de control

Y algunas técnicas para superar esos ataques de ansiedad

29/10/2018 | Autor: @20s
Comparte en:

Cuando uno está estresado, no necesita que alguien más venga a informarte que te ves estresada... o sea uno sabe lo que siente. Pero lo que quizá vale la pena analizar, son esas mañas que te están sumando estrés lejos de ayudarte a aliviarlo. 

Una de las claves para remediarlo está en diagnosticar exactamente la fuente de estrés y con ello, buscar las maneras de eliminarlas o bien trabajar en ellas para que no te afecten. 

Pero, muchas veces es más fácil encontrar ciertos "escapes" a ese estrés que al final te dejan con un peor sentimiento que con el que empezaste. 

La buena noticia es que hay varias técnicas que pueden ayudarte a lidiar con él sin trampas. Se trata de adoptar habilidades de afrontamiento, así como salidas saludables para tu estrés como salir a caminar, escribir un diario, leer, hablar con un amigo, respirar profundamente, etc. Otra habilidad útil para sobrellevar la situación es la práctica de la atención plena (mindfullness). La atención plena es simplemente aprender a permanecer en el momento presente. 

Y es que muchas veces el estrés aumenta por futurear o por estarnos atormentando por errores pasados. 

Descubre qué hábitos o actitudes están alimentando tu estrés lejos de aliviarlo. 

1. Caer en ataques de compras

Está muy bien darte tus gustitos de vez en cuando o aprovechar el Buen Fin pero, lo que no está padre es comprar cada vez que estás estresada, pues esto no solo es una señal de que no lo estás manejando bien, sino que también puede causar problemas financieros, lo que conduce a más estrés a largo plazo.

Las compras se sienten bien en el momento, pero es mucho hablar con un amigo, un miembro de la familia o tu pareja. Formar conexiones con otros es mucho más satisfactorio, y no cuesta nada.

2. Te sientes irritable todo el tiempo

Si tienes algunos días de mal humor al mes, está bien y es bastante comprensible. Lo que no, es cuando te sientes de mal humor y molesta todos los días de la semana. Un signo revelador de estar estresado son los cambios de humor ya que los factores estresantes son incontrolables e impredecibles, lo que puede tener un gran impacto en nuestro estado de ánimo diario.

La irritabilidad se debe a la frustración debido a la incapacidad de manejar ciertos factores estresantes que pueden hacernos sentir completamente fuera de control. En este caso, una de las mejores maneras de liberar el estrés, y sentir que está recuperando el control, es a través del ejercicio. Ya sea que tomes una clase de yoga, te subas a la bicicleta o simplemente caminando alrededor de la cuadra, te hará sentir mejor.

3. No te puedes concentrar

¿Te ha pasado que tienes tantas cosas que hacer que mejor te haces bolita? Si estás bajo mucho estrés, esto puede explicar por qué no puedes concentrarte. Cuando estamos bajo estrés nos suele pasar que nos centramos más en los factores estresantes que en el funcionamiento diario normal, lo que puede hacer que nos sintamos dispersos y no conectados a tierra.

Entonces, si te sientes confundida en el trabajo, o si no puedes concentrarte en la escuela, puede ser una señal de que estás bajo más estrés del que crees. Y que necesitas lidiar con ello lo antes posible.

4. Te cuesta mucho trabajo dormir

Si te la pasas dando vueltas en la cama antes de quedarte dormida, puede ser una señal de que no estás manejando muy bien el estrés. Y lo más molesto es que cuanto más tiempo se prolonga, peor te sentirás. De hecho, si no logras controlar este problema, la falta de sueño puede desarrollar un problema de salud mental más intenso o incluso problemas de salud física.

Así que convierte en una prioridad dormir mejor, ya sea estableciendo una rutina nocturna relajante o incluso habla con un terapeuta sobre consejos para eliminar el estrés, para que puedas quedarte dormida más fácilmente.

5. Desquitándote con otros

Si bien nadie puede estar de buen humor todo el tiempo,puede ser una señal de que no estás manejando bien el estrés si tienes la costumbre de atacar a los demás.

Desde tus compañeros de trabajo, tus amigos o incluso tu pareja puede que les toque la peor parte de tu estrés cuando no te encuentras en un buen espacio emocional. El estrés no es saludable para ti, pero también puede ser perjudicial para tus relaciones.

Así que cuanto antes puedas encontrar maneras de manejarlo, mejor.

6. Negar que estás estresada

En nuestra sociedad donde se glorifica la productividad, es muy probable que las personas nieguen sentirse abrumadas y estresadas. Pero eso puede ser problemático, ya que deja poco espacio para el cuidarse a sí mismo.

Está bien tomarse un descanso e incluso es saludable hacerlo. Lo mejor que puedes hacer es respirar profundamente, admitir que estás demasiado estresada y dar un paso atrás por un tiempo para que puedas descomprimirte.

7. Te muerdes las uñas

Y demás manías como morderte los labios, arrancarte la cuticúla y más, pueden ser una señal de que estás bajo mucho estrés y necesitas encontrar una mejor salida.

¿Una forma de hacerlo? En lugar de manejar tu estrés de una manera negativa, intenta manejarlo de forma positiva. Algunas herramientas positivas incluyen concentrarte en tus puntos fuertes. Incluso podrías hacer una lista de pros y contras de estar estresado. Probablemente encontrarás que las ventajas de estar estresado no superan a las de los contras.

También es posible que desees sacar tu energía nerviosa en forma de ejercicio. Morderte las uñas y la extracción de la piel pueden ser hábitos difíciles de romper, pero será mucho más fácil cuando el estrés está controlado.

8. Te sientes abrumada, todo el tiempo

Si no estás manejando bien las situaciones de estrés puedes llegar al punto en el que experimentes episodios de llanto excesivo como resultado de embotellar emociones y no tener tiempo para procesarlas y liberarlas contenidamente.

Si bien llorar es un buen lugar para comenzar, también puede ser una buena idea hablar con un terapeuta. Puede enseñarte maneras de manejar el estrés, para que no se te acumule todos los días. 

9. Cuando sientes la tensión en tus hombros

El estrés también puede manifestarse en forma de dolencias físicas, que a menudo son la forma en que tu cuerpo te avisa que algo debe cambiar. Por ejemplo, el dolor en la parte superior del cuello, los hombros y la espalda, que a menudo aparece cuando todos estamos tensos por el estrés.

En estos casos, puedes considerar la atención quiropráctica para ayudar a ajustar la columna vertebral y siempre lo mejor es acudir con un terapeuta, hacer ejercicio, hablando con amigos, o cualquier otra cosa que te ayude a manejar el estrés de manera efectiva, antes de que se vaya de las manos.

¿Has caído en alguna de estas trampas? 

Notas relacionadas