LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
enamorarte de tu trabajo

8 pasos para enamorarte otra vez de tu trabajo si se perdió la chispa

Es normal que se pierda el encanto, pero puedes volver a encender la llama laboral

16/02/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Según especialistas, la felicidad por un nuevo trabajo solo dura dos meses y es normal desencantarte después de un tiempo. Pero, como en cualquier relación, en el terreno laboral también es posible recuperar la chispa y volver a enamorarte.

Entrar a nuevo empleo es muy parecido a iniciar un romance apasionado. Al principio estamos llenos de ilusión, esperanza y hasta mariposas en el estómago. Pero si las cosas no son como creíamos, ese enamoramiento se transforma en indiferencia, enojo y frustración.

Puede ser porque nos sentimos poco valorados, no vemos oportunidades de crecimiento o pensamos que estamos perdiendo el tiempo haciendo algo que no nos da felicidad.

La buena noticia es que tú puedes darle vuelta al problema y volver a disfrutar tu trabajo. 

Checa estos tips: 

1. Recuerda por qué estás ahí

¿Qué te atrajo en un principio de ese empleo? Quizá fue porque harías algo que te gusta, podrías demostrar tus talentos y era un reto. También puede ser por las razones más simples y banales: necesitas dinero para vivir o esa empresa se verá hermosa en tu CV.

Concéntrate en esa razón cada vez que te sientas desmotivada, pues te dará una idea de lo que necesitas cambiar para disfrutarlo de nuevo, o por lo menos le verás más sentido a quedarte ahí.

“No pienses que vas a volver a amar tu trabajo de un día para otro. Pero a veces basta con volver a tener un 20 o 30% de satisfacción con lo que haces para luego buscar algo mejor”, afirma Scott Eblin, coach y autor de Overworked and Overwhelmed: The Mindfulness Alternative (Abrumado y con exceso de trabajo: la alternativa de la plena conciencia’). 

 

2. Ubica qué está fallando

Toma conciencia de los aspectos que te están desmotivando. ¿El proyecto ya no te gusta? ¿Estás inconforme con cómo se trabaja? ¿Es el ambiente que hay en la oficina? ¿Es la relación con tu jefe?

Identifica lo que te hace sentir cansada o frustrada, así sabrás qué medidas tomar para remediar esa situación. 

3. Dile a tu jefe cómo te sientes

Por lo general, el último en enterarse de la insatisfacción de los empleados es el jefe. A veces una conversación sincera con tu superior puede arreglar las cosas, según cómo plantees tus puntos.

Si bien debes ser honesta, no cruces los límites del respeto y no dejes que la furia te domine. Trata de mantenerte calmada y profesional para exponer tu situación que juntos encuentren una solución. 

4. Arriésgate a cambiar la rutina

Los pequeños detalles hacen una gran diferencia y pueden devolverte la felicidad laboral. No necesitas enloquecer como el protagonista de ‘El Club de la pelea’, pero bien puedes darle un giro a tus días. 

Por ejemplo, la hora de la comida es perfecta para empezar. En vez de sentarte en el comedor y engullir cualquier cosa, sal a comer algo nuevo, da un paseo o solo acomódate en un parque o jardinera y mira algo que no sean las paredes de tu oficina. 

También puedes negociar un día de home office a la semana (o más), expresar tus propuestas más audaces o pedir que te incluyan en otros proyectos. 

Aunque estés atascada de trabajo, tómate un break de 5 minutos para salir a respirar un poco. Total, ya odias tu trabajo, ¿qué puedes perder?

 

5. Convive más con tus compañeros

Convertir a tus colegas en amigos tiene sus pros y contras, pero siempre es buena idea convivir más. Seguro hay una o varias personas en tu oficina con quienes puedes levarte de lujo si te das la oportunidad. Claro que nunca lo sabrás si te quedas todo el día sentada en tu escritorio y no hablas con nadie en los descansos. 

El aislamiento puede desmotivarte aún más, mientras que hacer amigos te harás más llevaderos los días. 

6. No te dejes intoxicar

A veces no estamos tan descontentos con nuestro trabajo hasta que nuestros compañeros comienzan a quejarse. Si los que te rodean opinan que todo en la oficina es malo, es muy probable que acabes creyendo lo mismo, incluso cuando a ti te va bien. 

Cuando escuches estas conversaciones negativas mantente objetiva y concéntrate en tu caso particular y los puntos buenos de tu trabajo.

También es importante que evites quejarte constantemente de tu vida laboral, pues solo reforzarás tus sentimientos negativos y eso te desmotivará más, sin mencionar que podrías convertirte en esa persona tóxica que general la mala vibra en la oficina.

7. Aprende más sobre tu trabajo 

Si te quedas con los conocimientos de la universidad y nunca más te actualizas sobre tendencias, noticias o cambios en tu rubro, entonces no podrás aplicar cosas nuevas y te vas a sentir obsoleta en tiempo récord. 

Y ni hablar cuando llegue alguien de tu edad o más joven con toda la pila y más más conocimientos. Así que lee, aprende, actualízate y aplica.

 

8. Defiende y disfruta al máximo tu tiempo libre

Hoy en día es tristemente normal que el trabajo invada todo nuestro tiempo y espacios. Se ha vuelto aceptable quedarnos en la oficina más tiempo, responder correos laborales en tu tiempo libre o hasta trabajar desde casa los días de descanso. ¡Pues no más!

Por salud física, mental y hasta para rendir mejor en tu empleo, es vital defender y respetar el tiempo libre.

Saca tu trabajo en tiempo y forma durante tu horario y en cuanto salgas desconéctate. Goza tus tardes, fines de semana y vacaciones, sal con amigos y familia, y viaja a la menor provocación.

Si por más que te esfuerzas no puedes y los pendientes te rebasan, entonces la empresa o tu jefe tienen un problema de manejo de recursos y en realidad necesitan más personal para sacar el trabajo en vez de cargarte la mano a ti. 

El trabajo es algo que haces, no lo que eres. No dejes que afecte tu vida personal.

Mira también: ¿Por qué los Millennial cambian de trabajo a cada rato?

No siempre es opción renunciar a nuestro empleo, en especial cuando puedes recuperar la motivación haciendo algunos cambios. 

Si luego de intentarlo todo sigues sintiéndote miserable, entonces sí considera buscar algo más. 

¡Mereces una vida profesional plena y feliz!

Tu vida, Trabajo

Notas relacionadas