LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pexels
Tips para que home office no destroce tu vida

6 tips para que el home office no destroce tu vida personal

No dejes que el trabajo se apodere de todo tu tiempo y espacio

27/04/2020 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Aunque siempre nos han recomendado no llevar el trabajo, ahora parece imposible. Debido a la contingencia por el coronavirus, millones de personas han tenido que entrarle al home office. Esta nueva modalidad laboral ha metido a muchos en un problema: ¿Cómo separar el trabajo de la vida personal cuando tu casa es tu oficina? Aquí unos tips para sobrellevar esta situación.

Para quienes acostumbran ir cada día a una oficina, el trabajo remoto es un mundo nuevo y desafiante. Es como si tus dos realidades se mezclaran de pronto y una empezara a afectar la otra.

Este caótico escenario puede acabar con tu energía y salud mental, a menos que logres definir bien el tiempo y espacio que le dedicas a tu vida profesional y a la personal.

Checa estas pautas básicas y aplícalas desde ya:

1. Separa espacios

Una de las principales reglas del home office es reservar un lugar específico de la casa para trabajar. Esto depende del espacio disponible, puede ser un cuarto entero convertido en oficina o una esquina en la mesa del comedor. Lo importante es que todos sepan que cuando estás ahí no estás disponible para nada ni nadie, porque estás trabajando. A la par, esa división te pondrá en ‘mood’ profesional y te ayudará a concentrarte mejor.

 

2. Llega a acuerdos con tus jefes

Es indispensable platicar con compañeros y superiores sobre cómo será el flujo de trabajo cuando todos están desde casa. Cada uno tendrá circunstancias particulares que les faciliten o les impidan llevar esta dinámica. Por ejemplo, quienes tienen hijos pequeños o un familiar enfermo quizá no tengan la misma disponibilidad de alguien que pasa la cuarentena solo y sano en casa.

Por eso, deben determinar si trabajarán por horarios, por metas o por entrega de proyectos, cómo se comunicarán y qué se espera de cada miembro del equipo.

Recuerda que esta es una situación atípica y todos debemos adaptarnos, así que debes ser sincera respecto a tu situación y tus recursos; por ejemplo, si necesitas que la empresa te proporcione el equipo de trabajo o si en tu zona hay problemas con el internet.

3. Respeta horarios

Quizá en tu empresa decidieron que todos estarían conectados y trabajando en el mismo horario que tenían presencial. O bien, eligieron trabajar por metas o entregas, lo que te permite acomodar tus tiempos.

En cualquier caso, es súper importante respetar tu jornada laboral y no dedicarle ni más ni menos tiempo del acordado. Esto se complica cuando nadie te impone un horario, pues si no eres estricta contigo misma podrías volverte menos eficiente y acabar trabajando demasiadas horas.

Solo ocúpate de empezar a tiempo, tener en mente que solo dispones de ciertas horas para trabajar y, en cuanto ese tiempo se acabe, te desconectas para seguir con tu vida.

 

4. Habla con tu familia  

Así como llegaste a acuerdos con tus jefes, también debes tenerlos con tu familia, pareja, hijos, ‘roomies’ o con quien estés pasando la cuarentena. Todos deben entender que aunque estés en casa sigues trabajando y eso requiere tranquilidad, respeto y aislamiento (sí, más aislamiento).

Podrían establecer que mientras estés en tu lugar designado de trabajo nadie puede interrumpirte a menos que sea una emergencia. Algo como “ignórenme, no estoy aquí, estoy en la oficina”.

Esto puede ser más difícil si tienes hijos pequeños y nadie te apoya para cuidarlos. Si bien tienes que estar al pendiente, los niños entienden más de los que nosotros creemos. Al principio será complicado, pero al paso de las semanas y si se los explicas, aprenderán a dejarte trabajar mientras se entretienen por su cuenta.   

5. Acepta que no todo será perfecto

Uno de los peores temores de cualquiera que hace home office es estar en una videollamada o junta online y que te interrumpan de la forma más vergonzosa: tu mamá llamándote a desayunar, tu pareja saliendo del baño semidesnudo, o tu gato paseando encima del teclado.

Si bien puede darte muchísima pena, no es el fin del mundo. Como dijimos, pocos están acostumbrados a esta forma de trabajo y otros tendrán que acostumbrarse en tiempo récord. Pero todos deben aceptar que habrá fallas y que se conocerán más de lo que esperan.

Quizá un día verás el montón de ropa sucia de tu jefe y él sabrá que dejas trastes sucios en la mesa. Ambos deberán aceptarlo y seguir con su relación laboral lo más intacta posible.

 

6. Disfrútalo y aprende

Aunque la pandemia ha puesto nuestras vidas de cabeza, también es una oportunidad para expandir nuestros talentos. Goza de despertarte un poco más tarde, evitar el tráfico, desayunar con calma, trabajar en pijama y, al final, apagar la computadora para recorrer el largo camino hasta el sillón y pasar el resto del día haciendo algo que te guste.

También es buen momento para encontrar nuevas estrategias de trabajo que te hagan más eficiente, o para demostrar que eres capaz de organizarte sola y sacar tu trabajo sin que nadie te esté vigilando.

Mira también: 5 hábitos matutinos que te harán sentir mejor durante el home office

El home office es un reto, y como tal está ahí para que lo superes y te conviertas en una mejor versión de ti misma.

Tu vida, Trabajo

Notas relacionadas