VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
Actitudes de tu familia y amigos que son violencia psicológica y no sabías

Actitudes de tu familia y amigos que son violencia psicológica y no sabías

La agresión no solo ocurre en las parejas, también entre padres e hijos y hasta en las amistades

21/08/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Cuando pensamos en violencia psicológica, de inmediato nos vienen a la mente los problemas de pareja. Aunque este tipo de agresión sí es más común en las relaciones amorosas, también ocurre en otros ámbitos como en la familia y los grupos de amigos.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su primer estudio sobre la violencia, las mujeres son agredidas principalmente por sus parejas.

Quizá en ese contexto la violencia psicológica es más fácil de identificar, pues es de la que más se habla. Sin embargo, muchas veces somos víctimas o perpetradoras de  violencia psicológica sin darnos cuenta.

Esta se manifiesta en las relaciones tóxicas que tenemos con otras personas cercanas, y que por su relación con nosotros es más complicado darnos cuenta del problema y solucionarlo.

Checa las actitudes que califican como violencia psicológica y ponles un alto:

1. Amenazar

No importa si es de forma física o verbal, las amenazas son inaceptables en cualquier relación.

Por ejemplo, muchos crecimos creyendo que está bien que los padres golpeen a sus hijos para “educarlos”. Pero, ¿qué pasa cuando ya eres adulta y tus padres te siguen amenazando con golpearte si no haces lo que quieren? Esa forma de amedrentarte y el miedo que genera en ti, es violencia.

 

2. Chantajear

Si las personas que supuestamente te quieren usan el chantaje para manipularte, estás sufriendo violencia psicológica. Esto aplica para esas amistades que te sueltan frases como “si no haces esto no eres mi amiga” o “¿entonces ya no me quieres?” para presionarte.

Pero es más típico de muchos padres que te recuerdan a cada rato todos los sacrificios que han hecho por ti y lo mal que están de salud o de dinero, para hacerte sentir culpable y tenerte su disposición.

 

3. Burlarse y humillar

En muchas familias y grupos de amigos es casi tradición burlarse unos de otros, poner apodos y reírse de alguien en particular. Claro que todos lo aguantamos, porque al final queremos ser aceptados y formar parte de esa dinámica, por más tóxica que sea.

Sin embargo, hay veces que las burlas superan por mucho lo cómico y causan verdadero daño psicológico, en especial a la autoestima. La gente que realmente te quiere no debería etiquetarte ni hacerte sentir inferior, sino respetarte.

 

4. Tratar de controlarte

“Mientras vivas bajo mi techo harás lo que yo diga”, dicen las madres mexicanas, y en parte tienen  razón. Hasta que no seas una adulta independiente y vivas sola, te toca respetar las reglas del hogar familiar, pero eso no significa que tu vida le pertenezca a tus padres.

 

Tal como pasaría si vivieras con un ‘roomie’ (que de pronto también se ponen controladores), tienes que aportar tu parte de los gastos, hacer tareas domésticas y seguir las normas de convivencia, horarios, etc. Pero si ya eres mayor de edad, tus decisiones personales son tuyas: con quién salir, qué comer, cómo vestirte o qué comprar con tu propio dinero.

Mira también: Actitudes de tu suegra que son un dolor de cabeza y dañan tu relación

¿Te identificaste con algún punto? Quizá es hora de replantear tu dinámica con esa persona (o personas). Recuerda que una relación sana, ya sea familiar, amistosa o de pareja, está basada en el mutuo respeto.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas