LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
5 hábitos que deberías tener en tus 20s para llegar mejor a los 30

5 hábitos que deberías tener en tus 20s para llegar mejor a los 30

Es hora de superar el #YOLO y empezar a ordenar tu vida

09/10/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

¡Qué hermosos es ser joven! Los veintes son una etapa fabulosa en la vida, aunque a veces no lo parezca. Aunque te preocupan mil cosas, vives como si no hubiera un mañana, ¡pero sí lo hay! Por eso te conviene empezar a establecer hábitos que te ayudarán a llegar fabulosa tus 30.

Los veintitantos son lo máximo: juergas épicas, amores intensos y pasajeros, gastar toda tu quincena en un fin de semana y tumbarte a maratonear series a la menor provocación.

Antes se decía que “sólo eres joven una vez”, porque luego tenías que madurar y “sentar cabeza”, o sea, condenarte a una vida rutinaria y aburrida.

Lo bueno de ser millennial o centennial es que puedes ser joven el tiempo que te dé la gana. Eso significa que no tienes que vivir todo en unos pocos años, que puedes bajar un poco la velocidad y planear bien tu futuro. Así podrás seguir en la fiesta a los 30, 40 y más allá.

   

 

Si estás a la mitad de tus veinte, seguro ya tienes la crisis de “no he hecho nada con mi vida”. Miras atrás y te das cuenta de todas las oportunidades que ya dejaste pasar, de todo lo que no hiciste. Ahora imagínate que sigues así, viviendo al día y un poco a la deriva, ¿sabes cómo te vas a sentir a los 30?

¡No, no y no! Más vale prevenir que lamentar. Si quieres “tener treinta, ser coqueta y próspera”, como en ‘Si tuviera 30’, es hora de dejar atrás el #YOLO y el “porque somos chavos”.

Pon manos a la obra y empieza a trabajar en estos hábitos:

1. Controlar tus gastos

A los veinte parece que el dinero nos quema las manos y amamos gastar lo poco que ganamos rápido y sin remordimiento. Nos vamos a comer, a echar tragos o de shopping como si fuéramos una Kardashian. Y si tienes tarjeta de crédito, peor: solo ves cómo se acumula tu deuda mientras pagas el mínimo ¡y sigues gastando!

Si no quieres llegar a los 30 en bancarrota, endeudada y vetada por el buró de crédito, es mejor que empieces a administrar bien tus finanzas. Solo comienza haciendo presupuestos mensuales, establece prioridades y límites de gastos, y por favor ¡ahorra aunque sea un poquito!

 

2. Dormir bien

“¿8 horas de sueño? Nah, yo duermo 4 y mira, como si nada”. Ok, quizá ahora sea así, pero en unos años las desveladas se sentirán como la peor cruda de tu vida. Mejor empieza a aumentar tus horas de descanso o esas trasnochadas se verán reflejadas en más estrés, ojeras, arrugas y hasta sobrepeso.

 

3. No sólo es comer, es alimentarse

Ahorita tu metabolismo es una maravilla y se te hace fácil matar el hambre o darte atracones con cualquier cosa: pizza, papas, sopa instantánea, pastelitos y galletas, con su respectivo refresco, café o ‘chela’, obvio.

No se trata de dejarlo todo para vivir de ensalada y pechuga asada, pero sí debes empezar a cuidar más lo que comes, cuánto comes e incluso a qué hora lo comes. Una buena nutrición hará gran diferencia en cómo llegues a los treinta.

 

4. Tener una rutina de belleza y respetarla

Todos lo que le hagas a tu cuerpo te pasa factura: no desmaquillarte antes de dormir, no aplicarte protector solar ni crema hidratante, exprimirte los granitos salvajemente, etc. Para que a los 30 no parezcas de 40, establece desde ya una rutina de belleza que incluya quitarte el maquillaje, limpiar bien tu rostro con algún tónico purificante, hidratar tu piel y exfoliarte por lo menos una vez a la semana.

5. Aprovechar bien tus fines de semana

Ahorita los viernes son para enfiestar, los sábados para reponerte tantito y volver a enfiestar, y los domingos para sentirte zombi mientras dices “no lo vuelvo a hacer”. O si eres más casera los ocupas para maratonear Netflix hasta que te duelen los ojos, ¿cierto?

La realidad es que cuando creces los fines de semana son tus días más ocupados. ¿Qué tal si desde ahorita empiezas a alternar el descanso con sacar pendientes y divertirte esos días? Así será más fácil lograr el equilibrio cuando seas mayor.

 

BONUS: Tener una meta clara

Sabemos que a los veintitantos nada es claro, pero debes tener una idea de lo que quieres en la vida. Ese será tu punto focal para concentrarte y dirigir todos tus esfuerzos a ese objetivo: viajar por el mundo, ser CEO de una empresa, tener tu propio negocio, formar una familia, ¡lo que sea!

Mira también: Millennials vs. Centennials: sus diferencias resumidas en 5 tendencias de lifestyle

Si comienzas a practicar estos hábitos desde ahora es muy posible que no sientas un gran cambio cuando llegues a los 30 años. Es más, serán como una extensión de tus veintes ¡pero con más dinero, energía y salud mental!

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas