LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
Cosas que ni las mujeres entendemos de las mujeres pero deberíamos

5 Cosas que ni las mujeres entendemos de las mujeres (pero deberíamos)

Todas tenemos algo que nos saca de onda hasta a nosotras mismas

10/03/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Siempre se dijo que las mujeres somos un misterio y que nadie nos entiende. Gracias al feminismo y la sororidad, cada vez podemos comprendernos mejor entre nosotras, y más importante: a nosotras mismas. Sin embargo, hay cosas que ni las mujeres logramos entender de nuestras congéneres.

Una de las claves para conseguir la alianza entre mujeres es la empatía. Es decir, tratar de percibir, compartir y/o entender los sentimientos, pensamientos y emociones de otra persona, a partir de reconocerla como un individuo similar a mí, pero con mente propia.

 

 

 

Hay muchas incógnitas sobre nosotras mismas que aún nos quitan el sueño. Quizá nunca logremos entender del todo por qué hacemos esto, pero entender que nos pasa a todas es un gran paso para dejar de juzgar y empezar a comprender.

Checa:

1. ¿Por qué nos gustan los patanes?

Por más que ya entendemos la importancia del autorrespeto, el amor propio y las relaciones equitativas, seguimos sintiendo atracción por los chicos “malos”.

El amor romántico nos llenó la cabeza con patrañas como “te trata mal porque le gustas”, “seguro se aleja porque te ama demasiado y le da miedo”, o la clásica: “él va a cambiar por mí”. Es decir, estamos conscientes de que eso es mentira, pero aun así en algún momento nos enganchamos con hombres que nos hacen sufrir.

La ciencia ha tratado de esclarecer por qué a las chicas buenas nos encantan los patanes y también porqué este tipo de hombres resultan irresistibles. Pero ninguna explicación racional le gana al interés que nos despiertan. 

 

2. ¿Por qué hasta la más flaca dice que está gorda?

Desde siempre, las mujeres hemos estados sometidas a los estándares de belleza que impone la sociedad. En las últimas décadas, ser delgada se volvió requisito obligatorio para considerarse hermosa.

Llegamos a un punto donde ya no había límites: ser esbelta no era suficiente y la extrema delgadez era el ideal a alcanzar. Pero pronto nos dimos cuenta de los daños a la salud física y mental que esto implica.

Gracias al movimiento Body Positive esos estándares se están rompiendo y hay mayor inclusión de todo tipo de cuerpos. Sin embargo, muchísimas mujeres aún creen que necesitan ser delgadísimas o súper fitness para ser estéticamente aceptables. Sin importar su talla o peso se sienten “gordas” y se torturan con esa idea día tras día. ¿Pooor?

 

 

 

3. ¿Por qué somos hostiles con otras mujeres?

Históricamente, a las mujeres se nos enseñó a competir para ver quién era la más bella, más educada y la que podía atraer y “quedarse” con el mejor hombre disponible. Así, se creó una cultura de rivalidad femenina que todavía no logramos derrumbar por completo.

Descalificar a otras mujeres, hablar mal de ellas y hacerles la vida imposible se veía como “lo normal”. De ahí la triste frase “no hay peor enemiga de una mujer que otra mujer”.

A pesar del nuevo enfoque hacia la sororidad (es decir, la hermandad y solidaridad entre mujeres), no podemos evitar que de repente se nos active el chip de la enemistad femenina. Terminamos agrediendo sin motivo a otras chicas con palabras, hechos o pensamientos, y ni nosotras comprendemos porqué lo hacemos.

 

4. ¿Por qué tenemos tantos cambios de humor?

Ok, sabemos que es por las hormonas, pero ni nosotras mismas nos soportamos. Nos desespera no poder controlar nuestras emociones en ciertos momentos.

Pasamos de la alegría a la tristeza, al enojo o la ansiedad extrema en cuestión de segundos. Aunque todas vivimos esto día a día, también nos frustra cuando nuestras amigas u otras chicas manifiestan esa “inestabilidad emocional”.

Quizá es algo que solo debemos aceptar y abrazar, porque ser capaces de expresar esa gama de emociones es parte de lo que nos hace tan fabulosas.

 

 

 

5. ¿Por qué soportamos la violencia de pareja?

Este es tal vez el asunto más delicado e incomprensible que podemos enfrentar en la vida propia y ajena. Infinidad de expertos en sociología, psicología y otras especialidades han explicado las muchas variables que intervienen para que las mujeres acepten y permanezcan en relaciones violentas.

Claro que nada de esto nos consuela cuando estamos atrapadas en un círculo de abuso disfrazado de amor. Tampoco ayuda a calmar nuestra profunda impotencia y frustración cuando una amiga, hermana o cualquier mujer es violentada por su pareja y no acepta ayuda.

Aunque no entendamos por qué pasa, no debemos dejarlas solas porque “eso quiere” o “ella se lo buscó”. Por más que nos irrite o indigne su situación, debemos ser parte de esa red de apoyo que necesita para, algún día, ayudarla a salir de ahí o incluso salvarle la vida.

Mira también: 15 Formas de practicar la sororidad en tu día a día

Aunque suene a cliché, las mujeres sí somos tan complejas como fascinantes, y es justo eso lo que nos hace fabulosas, poderosas e invencibles.

 

 

Tu vida, Quiérete

Notas relacionadas