LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
15 Formas de practicar la sororidad en tu día a día

15 Formas de practicar la sororidad en tu día a día

La hermandad entre mujeres es lo de hoy, empieza a vivirla desde ya

03/03/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Sabemos que el mundo es bastante hostil con las mujeres y por eso debemos aprender a no serlo entre nosotras. Esto se puede lograr a través de la sororidad, algo que se puede definir como la unión solidaria entre las mujeres para empoderarse y cuidarse unas a otras. Por eso aquí te presentamos algunas formas de practicar este concepto en la vida diaria.

La sociedad está impregnada de machismo, desde el acoso dentro y fuera de los hogares, hasta los ideales de belleza y los estereotipos femeninos que afectan nuestra autoestima, haciéndonos sentir que nuestro valor está en encajar en esos estándares de belleza y comportamiento.

La sororidad no es solo una forma de luchar contra el machismo cotidiano, también es un medio para sobrevivir. Una mujer sin redes de apoyo puedes convertirse en una víctima fácil de la violencia de género y parte de ésta inicia cuando nos meten la idea d que somos enemigas unas de otras.

Desde siempre nos educan para competir con otras mujeres, verlas con desconfianza, envidiarlas y menospreciarlas.

 

Sin embargo, la sororidad se trata de entender que juntas somos más poderosas y podemos contar con un espacio seguro para ser nosotras mismas.

De acuerdo con Marcela Lagarde, citada por Oxfam México, la palabra sororidad se deriva de la hermandad entre mujeres. Es percibirnos como iguales que podemos aliarnos, compartir y, sobre todo, cambiar nuestra realidad. Porque todas, de diversas maneras, hemos experimentado la opresión.

Checa estas claves para empezar a practicar la sororidad ya mismo:

1. Deja de sentir que necesitas demostrar que eres mejor que las demás diciendo cosas como “yo no soy como las otras”. En realidad, por más alternativa, única y original que seas, tienes mil cosas en común con todas las mujeres. Y eso está bien.

2. No entres en el juego machista de juzgar la apariencia física de otras mujeres ni la tuya propia. Todas tenemos cuerpos diferentes, rostros diversos y estilos distintos de vestir, y eso no hace menos a ninguna.

3. Acepta que cada mujer tiene derecho a tomar decisiones sobre su cuerpo, como tener hijos o no. Eso solo es asunto de ellas y nadie tiene que opinar al respecto.

4. Respeta la manera en que cada mujer elige vivir su sexualidad y evita cuestionar sus elecciones y llamarlas p*ta, zorra, golfa, etc. Esas palabras son usadas por los hombres para quitarle valor a la mujer y meterla en la categoría de “objeto sexual”. No contribuyas a esto.

 

5. Nunca justifiques el acoso o la violencia hacia otras mujeres diciendo que “se lo buscó” o que “ella lo provocó”. Tampoco dudes de sus testimonios y mejor apoya el #YoSíTeCreo.

6. Jamás permitas que tu vida gire en torno a tu pareja o el miedo a perderla.

7. Para de justificar a los hombres infieles culpando a “la otra”. Una mujer no “te quitó” a tu pareja: él traicionó tu confianza y rompió la relación al decidir estar con ella.

8. Todos necesitamos una amiga a la que podemos contarle hasta las cosas más fuertes y sabemos que nos va a escuchar y ayudar sin juzgarnos. Conviértete en esa amiga.

 

9. No te sientas amenazada por otras mujeres. Aprende a elogiarlas y reconocer sus logros o cualidades, aprende de ellas y sigue con tu vida.

10. No reproduzcas la idea de que las mujeres somos débiles, histéricas, dramáticas, hormonales, complicadas, intensas, tóxicas o que solo tratamos de llamar la atención.

11. No participes en conversaciones con mujeres que solo se dedican a criticar a otras mujeres por su físico o su vida sexual. Trata de explicarle de la manera más diplomática que está cometiendo un error al reproducir ciertas ideas machistas.

12. Tampoco te sumes a las pláticas de tus amigos varones cuando hablan mal de las mujeres. Ser “la chica cool que se junta con puros hombres” no te garantiza que tú no seas una de esas mujeres de las que hablan pestes ni te protege de una potencial agresión.

 

13. Trata de que las conversaciones con tus amigas no se limiten a hablar de hombres y belleza, ¡hay muchos temas más interesantes! Hablen de ustedes mismas, de sus sueños, aspiraciones, planes profesionales, viajes, etc. Claro que el amor es importante, pero no es lo único que hay en sus vidas.

14. Generemos una red de seguridad con nuestras amigas manteniendo la comunicación constante. Estemos al pendiente de nuestras ubicaciones y tengamos planes en caso de emergencia. También mantente alerta si una mujer, aunque sea desconocida, necesita tu ayuda para escapar de una situación peligrosa en la calle o transporte público.

Mira también: ¿Cómo puedo apoyar o unirme al #UnDíaSinMujeres?

Las mujeres ya tenemos miedo de muchas cosas: violencia de género, inseguridad, feminicidios, disparidad salarial, discriminación laboral, acoso sexual, violaciones y más. Por eso urge cambiar el chip y dejar de atacarnos entre nosotras, para convertirnos en una red de apoyo ante este panorama adverso.

Tu vida, Quiérete

Notas relacionadas