LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pexels
Deudas de tarjetas

Así puedes negociar tus deudas cuando hay crisis económica (o pandemia)

¡No arruines tu historial crediticio!

22/04/2020 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

El mundo atraviesa por momentos de incertidumbre en diversos aspectos y quizá el más preocupante es el financiero. La emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus está provocando crisis económica los países afectados, incluido México.

Muchas personas han tenido que recurrir a créditos para sobrellevar la cuarentena y tendrán que negociar sus deudas.

El cierre de empresas y negocios, así como el despido de millones de trabajadores, tendrá como resultado una fuerte recesión que ya se empieza  sentir.

Esta crisis mundial podría elevar la deuda en los hogares a su punto más alto por dos razones. Primero, que la gran mayoría de las personas no tiene ahorros para enfrentar emergencias, y segundo, que muchos de ellos ya estaban hasta el tope de deudas con intereses altos antes de que llegara en coronavirus, según advierte el analista Michael J. Graetz, de la Universidad de Columbia.

De acuerdo a un sondeo realizado en Estados Unidos por la plataforma LendEDU, el 60% de quienes sufrieron un recorte de ingresos usa más crédito. Mientras tanto, casi el 70% de los que perdieron su trabajo debido al COVID-19 se están endeudando más de lo previsto con sus tarjetas de crédito. La misma encuesta reveló que el 37% de quienes conservan su trabajo y sueldo sin cambios, también dependen más de las tarjetas.

 

“Analiza tu situación financiera de los siguientes 4 a 6 meses y haz un plan urgente. Considera que probablemente tus ingresos serán inciertos a partir de abril, reorganiza tus gastos según las nuevas prioridades en crisis, y ten en cuenta qué deudas tienes. Si crees que el escenario te será muy difícil de mantener, acércate a negociar opciones con tu banco para saldar las deudas más caras”, señala Luis Madrigal, director de Coru.

Para orientar a los tarjetahabientes, la plataforma de servicios financieros Coru.com presentó algunas alternativas para enfrentar el endeudamiento. Por tanto, si sientes que tu crédito se volvió impagable, checa esto:

1. Recurrir al apoyo temporal de los bancos

Esta medida consiste en diferir o congelar pagos de capital hasta por 4 o 6 meses. Aplica siempre y cuando el crédito esté al corriente hasta el 28 de febrero de 2020.

Cada banco establece condiciones particulares y fechas límite para inscribirse en su programa de apoyo. El cliente debe solicitar vía internet o telefónica el beneficio para suspender los pagos de sus tarjetas de crédito.

Lo bueno:El beneficio es dejar de hacer el pago mínimo sin el cobro de intereses  moratorios y sin afectar tu historial crediticio.

Lo malo:La deuda sigue y los intereses ordinarios siguen corriendo, así que cuando acabe el período de gracias deberás pagar tu deuda más los intereses que se generaron. Además, algunos bancos “congelan” tu plástico y no podrás usarlo hasta que vuelvas a pagar con normalidad.

 

2. Transferir o consolidar varias deudas en una tarjeta

Una opción muy popular para negociar deudas atrasadas es refinanciar o pasarlas a una sola tarjeta de crédito, transfiriendo la deuda de un plástico a otro. Checa si tu banco tiene este beneficio, o bien, busca otra institución que ofrezca la transferencia de deuda con menos intereses que tu crédito actual.

Toma en cuenta: Lo más importante es que la nueva tasa de interés se más baja o que maneje un plazo más cómodo para pagar el adeudo. Pregunta si hay comisiones y costos por el traspaso, así como otras penalizaciones, ya sea por pago anticipado, falta de pago o incumplimiento de los montos. Ten claro el monto mínimo y el máximo de la transferencia, así como las condiciones para mantener el beneficio de la tasa preferencial.

3. Reestructurar la deuda

Se trata de negociar las condiciones del crédito, ya sea en el plazo o los intereses. Esto se hace directo en tu banco o con el apoyo de alguna reparadora de deuda. Si los acuerdos se cumplen en tiempo y forma no se afecta el historial crediticio. 

Por ejemplo, puedes cambiar tu crédito a pagos fijos con un plazo mayor para que el pago mensual sea menor, pero con una tasa de interés más alta. O bien, acortar el plazo con una tasa de interés más baja, pero con pagos mensuales más altos. La reestructuración debe solicitarse en los primeros meses de endeudamiento, pues ya no es opción para quienes tienen más de 5 meses sin pagar.

 

4. Solicitar una quita

Es un acuerdo con el banco o entidad financiera para reducir el monto total de la deuda, a través de un acuerdo para obtener un porcentaje de descuento. En este caso se debe demostrar la incapacidad para solventar la deuda luego de varios meses consecutivos sin realizar pagos a la misma.

Eso sí, no podrás acceder a un crédito en un futuro cercano, ya que sí deja huella en el historial crediticio.

Mira también: 6 ideas de negocio para emprender en plena pandemia

Por supuesto, las deudas con los bancos no serán las únicas que nos persigan. También están las rentas, colegiaturas y más, las cuales puedes negociar de forma personal con tu casero o con escuela.

Ten paciencia, piensa con la cabeza fría, organízate y recuerda que esto también va a pasar.

Tu vida, Finanzas

Notas relacionadas