LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
como tener independencia financiera

7 pasos para tener independencia financiera si no eres royal

Si este año quieres ser libre, aprende a manejar y multiplicar tu dinero

13/01/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Hace solo unos días, el príncipe Harry y Meghan Markle anunciaron que trabajarán para tener independencia financiera. Su estatus royal les abre muchas opciones laborales y fuentes de ingresos, pero ¿qué debe hacer un simple mortal para ser económicamente libre?

La independencia financiera no es tan simple como generar tus propios recursos y pagar tus cuentas. También implica tener una economía sana y mantener tu calidad de vida a largo plazo, sin depender de un salario fijo o de la situación económica externa. Puesto así suena más complicado, pero no es imposible.

 

Por eso, aquí compilamos los mejores consejos de los expertos para ser dueño de tu dinero y hacer que éste trabaje para ti. Toma nota:

1. Haz un presupuesto

Planear tus finanzas es el paso más básico. Tienes que estar consiente de cuánto ganas, cuánto gastas y cuánto necesitas para conseguir tus metas. Cada mes haz un presupuesto que contemple todos tus ingresos (sueldo y otras ganancias) y gastos (renta, servicios, alimentación, transporte, ocio, pago de deudas, ahorro, etc).

Hay muchas apps que te pueden ayudar con esto, ¡úsalas!

2. Vive de acuerdo a tus posibilidades

La regla es simple: no compres lo que no puedes pagar. Antes de darte tus lujos debes estar segura de que puedes pagarlos, incluso si es a meses sin intereses. Es decir, antes de pasar la tarjeta pregúntate “¿Podría comprar esto de contado sin afectar mis finanzas?” Si la respuesta es “no”, no lo compres. Y si es afirmativa, ¿entonces para qué endeudarte?

3. Paga tus deudas

Bien dicen que “el que nada debe nada teme”, y eso se aplica perfecto al dinero. Haz un plan para liquidar tus deudas lo más pronto posible y vivir tranquilamente. Mientras tanto, limítate a usar solo efectivo o tarjeta de débito.

Hay dos estrategias muy populares para librarte de deudas:

- Método de la avalancha: saldar las deudas según su tasa de interés, de la más alta a la más baja.

- Método de la bola de nieve: pagar las deudas priorizando las más pequeñas y seguir con los montos más grandes. Este método no te permite ahorrar a largo plazo, pero te ayuda a reducir el número de cuentas, tarjetas o créditos, y te brinda un poco de paz al ver algunos estados de cuenta en ceros.

Los especialistas recomiendan que el presupuesto para pago de deudas no supere el 30% de tu salario.

 

4. Automatiza pagos y ahorros

Cuando las transferencias quedan establecidas de forma automática, no hay forma de que olvides hacerlas. Esto tiene poderoso efectos: por un lado estarás más tranquila al tener todo resuelto; y por otro, al ver menos dinero en tu cuenta controlarás mejor el impulso de gastar.

Recuerda que no importa la cantidad, debes hacerte el hábito de guardar una parte de tus ingresos desde que empiezas a trabajar. Es fundamental que seas constante y no saques tus ahorros a la menor provocación.

5. Aprende a invertir

Si tienes un guardadito, en vez de dejarlo enmoheciéndose en un cajón llévalo al banco y pide asesoría sobre los instrumentos de inversión disponibles.

Puedes poner tu dinero a trabajar de varias formas: propiedades (terrenos, casas, departamentos), mercado de valores (acciones de la bolsa), startups (empresas emergentes), plataformas de financiamiento compartido (crowdlending y crowdfunding) o productos financieros (depósitos a plazo, fondos mutuos, APV, bonos, acciones).

Hasta la ganancia más pequeña es mejor que solo acumular dinero improductivo.

 

6. Diversifica tus entradas de dinero

En vez de depender de tu quincena, busca fuentes de ingresos alternativas. Convierte uno de tus hobbies en una entrada extra: fotografía, cocina y repostería, pasear perros, enseñar idiomas, etc.

7. Ten un fondo de emergencias

Este es muy diferente a tener ahorros, ya que se trata de una partida de dinero de la que puedes disponer en cualquier momento de apuro, sin desfalcarte o perder tu “colchoncito”. Este sirve para cuando ocurren imprevistos como accidentes, enfermedades, averías en el hogar o viajes inesperados.

Mira también: Cómo evitar, prevenir y lidiar con el estrés financiero

Para tener una vida tranquila y sin preocupaciones económicas, es necesario desarrollar buenos hábitos financieros: gastar menos, ahorrar más e invertir nuestro dinero.

Con mucha disciplina, planificación y fuerza de voluntad algún día podremos decir como Kim Kardashian: “si el dinero es el problema, entonces no hay problema”.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Tu vida, Finanzas

Notas relacionadas