LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
Usar audífonos por más de media hora puede provocarte sordera

Usar audífonos por más de media hora puede provocarte sordera

Por si te la pasas con los audífonos en el trabajo, ¡checa esto! 

16/03/2019 | Autor: Dra. Carmen Olmos Zavala
Comparte en:

Hola, yo soy la Dra. Carmen Olmos, Directora General de Fundación CyK México Escucha y hoy quiero platicar contigo acerca de un tema sumamente importante: lesiones auditivas por ruido.

¿Qué es el ruido?

Es la sensación de percibir un sonido con desagrado en el medio ambiente y que se torna molesto para el oído; también podemos decir que son los sonidos no deseados. En un aspecto más específico, es todo aquello que puede interferir con la comunicación entre personas y sus actividades. Cuando hablo de contaminación acústica, me refiero a una alta intensidad sonora, similar a un volumen fuera de rango que daña la salud auditiva. 

¿Sabías que existe un “Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido”?  Debido a que existen muchas personas con daños colaterales a causa de fuentes de ruido, fue que en 1996 el Center of Hearing and Communication (CHC), creó esta campaña que se celebra el último miércoles de abril de cada año.

Los efectos del ruido en la salud son los cambios que podemos presentar por estar siempre escuchando fuentes de ruido ya sea en el trabajo o en nuestra vida “normal” y en este caso nos vamos a referir específicamente al daño que causa el uso prolongado de audífonos.

 

 

Te sorprenderá saber que si no tienes un tiempo limitado para usar estos aparatos al escuchar música puede dañar poco a poco tu audición. Todos los días escuchamos ruidos en el ambiente, al ver la televisión, sintonizar la radio, encender aparatos electrónicos en casa y cuando vamos en el tráfico, por mencionar solo algunos sonidos que la mayoría de las veces, se encuentran a niveles que no podrían dañar nuestra audición, sin embargo, algunos, se convierten en nocivos si son demasiado fuertes, perjudicando de forma especial, las células ciliadas (parecidas a unos pelitos)  ubicadas en nuestro oído interno.          

Luis Miguel

 

La audición es el sentido que nos permite saber cómo se escuchan las cosas afuera, también, es importante conocer que este sentido, está asociado con el equilibrio y que cualquier alteración en uno u otro oído, puede causar malestares como mareos, presencia de un ruido permanente llamado acúfeno o tinnitus, al que algunas personas podrían referirse como un zumbido (parecido al ruido que hace una olla exprés) y sensación de vértigo que si lo padeces sientes que todo da vueltas aunque nada se mueva. Lo anterior, es tan delicado que también puede causar sordera o hipoacusia (disminución generalizada de la audición), hipertensión, alteraciones en el sueño, cambios en nuestro sistema inmune que es el que se encarga de protegernos de enfermedades.

Si hablamos de lesiones auditivas por ruido, estas pueden ser inmediatas o tomar mucho tiempo en presentarse, algunas temporales y otras con daño permanente, poniendo en peligro nuestra capacidad para entender lo que la gente está diciendo, especialmente si estás al teléfono o en algún lugar donde exista mucho ruido.

¿Pero por qué escuchar música con mis audífonos, podría dañar mis oídos?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la exposición a niveles de sonido por encima de 80 decibeles, que son unidades de medida de sonido, por más de 30 minutos al día, se considera factor de riesgo o causante para desarrollar lesión auditiva por ruido. Hoy en día, los audífonos de uso común para celulares o tabletas, pueden tener potencias de salida o volumen de hasta 105 decibles en algunas frecuencias, haciendo que, sin darnos cuenta, las células ciliadas se vayan dañando de manera permanentemente e irreversible.

Existen diferentes niveles de lesiones por ruido

  • Grado I: comienza a manifestar molestias auditivas como acúfenos, generalmente de tonalidad aguda, oye bien la palabra hablada. El audiograma revela pérdida auditiva de 25 dB o más en la frecuencia de 4,000 Hz. pero, lo más importante es que todas esas causas se pueden prevenir para tener una mejor salud auditiva.
  • Grado II Persiste la sintomatología de acúfenos y puede referir dificultad para percibir tonos agudos. El audiograma o audiometría revela la pérdida auditiva descrita en el grado I más una caída de 25 o más dB en la frecuencia de 8,000 Hz.
  • Grado III el síntoma principal, la dificultad para comunicarse con el lenguaje hablado, es decir la hipoacusia es evidente. El audiograma revela las pérdidas auditivas descritas en los grados anteriores y además la pérdida de 25 dBs o más en las frecuencias de 500, 1000 y 2000 Hz (“Zona de la Palabra”). A los afectados en este grado se les debe evaluar con la tabla para valoración de hipoacusia inducida por ruido.

Pero, ¿de qué manera una exposición al ruido, pude dañar tu audición?

Para responder esta pregunta primero hay que entender cómo escuchamos. La audición depende de una serie de eventos que convierten las ondas de sonido en el aire en señales eléctricas, el nervio auditivo, también conocido como octavo par craneal, lleva estos impulsos al cerebro a través de una compleja serie de pasos. Cuando te expones a un ambiente ruidoso por mucho tiempo, tal vez escuchando tu artista favorito, o jugando videojuegos, puedes empezar poco a poco a perder la audición, y lo peor de todo es que  ni siquiera te des cuenta al principio y después notas que los sonidos se van tornando confusos o apagados y podrías tener problemas al tratar de entender conversaciones, pero lo malo es que una vez que las células ciliadas se dañan, ya no hay marcha atrás, el daño está hecho. Tampoco debemos descartar que las lesiones por ruido pueden ser provocadas por sonidos repentinos como por ejemplo explosiones, disparos, entre otros y pueden romper la membrana timpánica causando un sangrado y también mucho dolor.

Debemos de prevenir estas lesiones auditivas evitando estar en fuentes de sonido mayores a 80 decibeles, para esto puedes apoyarte con aplicaciones descargables para celulares que miden los decibeles, las hay disponibles para Android y Iphone. Recomiendo asimismo usar protectores auditivos cuando estés en ambientes ruidosos, pueden ser los de farmacia, o bien contacta a tu audiólogo y pídele que te haga unos a la medida. Si puedes alejarte del ruido, hazlo. Comparte esta información con amigos, familiares, colegas para que todos generen un ambiente más saludable. Realiza tu prueba de audición anual.

Recuerda que nunca hay preguntas de más, todas son importantes y debes hacerlas a tu audiólogo de confianza. Agenda una cita y por favor ¡Cuida tus oídos!

 

Notas relacionadas