LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
¿Cuánta agua debes de beber al día?

¿Cuánta agua debes de beber al día?

Para mantener tu salud al 100%

29/05/2018 | Autor: @Revista20s
Comparte en:
El agua es indispensable para la vida en la tierra y esencial para nuestra salud. Nuestro cuerpo la necesita para poder funcionar y alcanzar una salud óptima. Podemos conseguir este nutriente directamente de los líquidos que se encuentran en la naturaleza, agua plena y en los alimentos.
 
Nuestro cuerpo está compuesto de aproximadamente 60% agua. Podemos durar mucho más tiempo sin comida que sin agua.
La pérdida de líquidos ocurre continuamente a través de las actividades de la vida diaria. Un adulto promedio pierde alrededor de 3-4 litros (102-136 onzas) de líquidos al día en sudor, orina, aire exhalado y movimientos intestinales. Lo que se pierde, se debe reponer con el agua/líquidos que bebemos y la comida que consumimos.
 

¿Cuánta agua debemos tomar? 

Como base para todas las personas, es recomendado beber la mitad de tu peso en onzas. Por ejemplo: si pesas 200 libras entonces tienes que beber 100 onzas de agua al día (2.95 litros, 3.1qt o 12.5 tazas).
 
Algunos factores a tomar en cuenta: 
 
Si haces ejercicios que te hagan sudar entonces necesitas de 12-20 onzas de líquido adicional. La cantidad siempre va a depender de la intensidad, el tipo de ejercicio y qué tanto sudes. Ejercicios intensos: Si hacemos ejercicios intensos (muy fuerte o por más de una hora) debemos compensar y agregar más líquidos aún, es recomendable agregar sodio al agua (sal) para reponer la pérdida de sodio en el sudor y continuar reponiendo el agua del cuerpo, después de los ejercicios. La sal no sólo repone el sodio perdido en los ejercicios, sino que también ayuda a una mejor absorción (sal marina con todos sus minerales intactos es recomendada).
 
Si estás en un lugar caluroso, entonces aumenta el consumo de líquidos por arriba de la dosis base. Lugares altos (más de 2,500 metros) pueden causar respiración más acelerada y un aumento de la micción (orinar), lo que consume los líquidos del cuerpo.
 
Si tienes fiebre, vómito o diarrea tu cuerpo pierde líquidos adicionales, en estos casos debes beber más agua. También es necesario beber más agua si desarrollas infecciones de la vejiga o cálculos del tracto urinario. Por otra parte, algunas condiciones de salud, como la insuficiencia cardíaca y algunos tipos de enfermedades de los riñones, hígado y suprarrenales  pueden perjudicar la excreción de agua e incluso requerir que limites tu ingesta de líquidos.
 
El Instituto de Medicina recomienda alrededor 10 tazas de líquido para mujeres embarazadas y 13 tazas para mujeres lactando.
 
 

¿Cómo saber si estás deshidratada?

 
 
Si tienes sed, quiere decir que ya estás deshidratada. Una boca seca es la última indicación externa de la deshidratación, porque la sed no se desarrolla hasta que los líquidos corporales se agotan muy por debajo de los niveles requeridos para el funcionamiento óptimo del cuerpo. Para saber si estás deshidratada, antes de llegar al síntoma obvio (la sed), puedes monitorear tu orina y notar los siguientes detalles: un cuerpo hidratado produce orina clara sin color ni mal olor. Un cuerpo algo deshidratado produce orina de color amarillo y un poco de olor. Un cuerpo severamente deshidratado produce orina mamey (color naranja) o de color oscuro acompañada de mal olor predominantemente fuerte. Los síntomas que vemos aún con una deshidratación media, incluye: coordinación reducida, fatiga, piel seca, poca orina al ir al baño, sequedad de las mucosas en la boca y nariz, cambios en la presión sanguínea y deterioro del juicio. También vemos estrés, dolores de cabeza, dolores de espalda, alergias, asma, hipertensión y muchos otros problemas degenerativos de salud, son el resultado de la deshidratación crónica involuntaria (UCD por sus ciclas en inglés). La deshidratación hace que tu piel se vea más seca y arrugada, pero mejora tan pronto como nos hidratamos adecuadamente.
 
**Con información de Medica Lima.
Salud, Nutrición

Notas relacionadas