LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Sauna vs. vapor: cuál es la diferencia y para qué sirven

Sauna vs. vapor: cuál es la diferencia y para qué sirven

Parecen lo mismo, pero no son iguales y ambos tienen beneficios propios.

17/10/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Es de lo más común confundir la sauna y el vapor o baño turco, ya que ambos tienen características similares, pero no es lo mismo. Si quieres conocer la diferencia y para qué sirven, sigue leyendo y evita pasar vergüenzas la próxima vez que vayas al spa.

 

FOTOS: ¿Cardio o pesas? Esta modelo mostró la impactante diferencia 

 

La sauna es un baño de sudoración que se realiza en un cuarto revestido de madera, que se calienta con leña o electricidad a temperaturas entre los 80º y 90ºC y una humedad nula o mínima, nunca superior al 20%. También se le conoce como sauna finlandesa. 

 

 

 

El vapor o baño turco cuenta con un nivel de humedad que ronda el 100% y se calienta hasta alcanzar entre 40 y 50°C, llegando hasta los 70°C como máximo. Suele hacerse en salas herméticas recubiertas de materiales no porosos, como azulejos, en donde se mantienen esas condiciones. Y sí, también el temazcal entra en esta categoría.

 

 

A post shared by STEAMSAUNA.sg (@steamsauna.sg) on

 

 

Las saunas son considerablemente más calientes que las salas de vapor, pero debido a la humedad, el cuerpo no siente gran diferencia. El vapor es más cómodo para personas con alergias o congestión en el pecho y nariz, mientras que la sauna es mejor opción para quienes tienen condiciones que pueden agravarse por la humedad, como la artritis reumatoide.

Ambos se toman por períodos máximos de 10 a 15 minutos continuos, intercalados con descansos en los que se recomienda un contraste de temperatura. Es decir: entras 10 minutos al sauna o vapor, sales, te das una ducha con agua helada y regresas a otra ronda. Esto amplifica los efectos de sudoración y te ayuda a regular la presión arterial. 

 

Aguas detox que debes tomar para bajar de peso 

 

Para qué sirven el sauna y el vapor

La sauna y el baño de vapor funcionan para dar a la piel una limpieza profunda, ya que el calor y la transpiración que produce abre todos los poros, ayudando a  eliminar el sebo, las toxinas y las bacterias.

Ambos tienen efectos benéficos para el organismo: 

- Te ayudan a desintoxicarte ya que liberas toxinas a través del sudor

- Eliminan el estrés y la ansiedad

- Alivian dolores reumáticos que no estén en fase aguda

- Optimizan la circulación sanguínea

- Relajan los músculos dándoles elasticidad y tonicidad

- Mejoran el descanso nocturno si lo haces 3 horas antes de dormir

- Alivian pequeñas lesiones musculares, contracturas, dolores de columna y espalda

- Descongestionan las vías respiratorias

- Aminoran los trastornos de la menopausia.

 

 

 

 

Quienes NO deben entrar al sauna o vapor

Los baños de calor, como también se les conoce, están contraindicados para personas con problemas de presión alta o baja, pacientes con trastornos circulatorios y cardiacos, problemas severos de circulación cerebral, trombosis, várices severas, hipertiroidismo, glaucoma, tumores o que hayan sufrido infartos cerebrales con secuelas, así como para mujeres embarazadas.

 

Spa en casa, relájate y disfruta el tiempo contigo

 

Ahora solo entra, relájate y disfruta de sus beneficios. 

 

 

 

Salud, Fitness

Notas relacionadas