LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Paso a paso: Respiración profunda para eliminar estrés

Paso a paso: Respiración profunda para eliminar estrés

Relajate con estos ejercicios de respiración. 

03/02/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

No es un secreto que el vivir estresadas es el nuevo estándar en el ánimo de muchas mujeres, por eso necesitamos echar mano de todas las técnicas que nos ayuden a relajarnos un poco, y una de las más efectivas es la respiración profunda.

 

La respiración profunda es una simple, pero potente, técnica de relajación. Es fácil de aprender, se puede practicar en cualquier lugar y es una forma rápida de mantener los niveles de estrés bajo control, además es la piedra angular de muchas otras prácticas de relajación, como yoga, y se puede combinar con elementos como música y aromaterapia.

 

 

¿Cómo practicar la respiración profunda?

 

La clave es respirar profundamente desde el abdomen, llevando todo el aire fresco posible a tus pulmones. Cuando respiras profundamente desde el abdomen, en lugar de respiraciones cortas desde la parte superior de tu pecho, inhalas más oxígeno.

 

La próxima vez que te sientas estresada, tómate un minuto para disminuir la velocidad y respirar profundamente:

 

1. Siéntate cómodamente con la espalda recta. Pon una mano en el pecho y la otra en el estómago.

 

2. Inhala por la nariz. La mano sobre el estómago debe levantarse. La mano en el pecho debe moverse muy poco.
 

3. Exhala por la boca, expulsando el aire tanto como puedas mientras contraes los músculos abdominales. La mano sobre el estómago debe moverse al exhalar, pero la otra mano debe moverse muy poco.
 

4. Continúa respirando por la nariz y exhalando por la boca. Trata de inhalar suficiente aire para que la parte baja del abdomen se eleve y contraiga. Cuenta lentamente mientras exhalas.

 

 

Repite la secuencia las veces que sean necesarias hasta sentirte relajada. Si lo haces por la noche será más fácil quedarte dormida y tener un sueño más profundo y reparador.

 

Tip: Si tienes dificultades para respirar desde el abdomen mientras estás sentado, acuéstate sobre el suelo. Coloca un pequeño libro sobre tu estómago y trata de respirar de manera que el libro se eleve mientras inhalas y baje cuando exhalas.

 

¿Dónde puedes practicar la respiración profunda?

 

¡En cualquier parte! En tu casa, en la oficina, en la cama antes de dormir, encerrada en el baño después de una terrible pelea con alguien que te saca de tus casillas o en tu auto mientras estás en medio del tráfico.

 

 

Quiérete