LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Getty Images
Cómo hacer un presupuesto para irte a vivir sola

Cómo hacer un presupuesto para irte a vivir sola

Antes de dar el gran paso debes planearlo muy bien. 

25/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Independizarse es una de las metas más comunes entre los jóvenes a partir de los 20 años, aunque en México es una realidad difícil de alcanzar debido a los altos costos de vivienda y servicios, pero no es imposible.

 

Además de ahorrar una buena cantidad antes de salir de casa de tus padres y prepararte para las responsabilidades financieras que esto conlleva, deberás aprender a cubrir todos tus gastos, por eso es vital hacer un presupuesto realista que se ajuste a tus ingresos, o bien, uno que te diga cuanto necesitas ganar para tener el estilo de vida que quieres.

 

La primera opción es la más conveniente, ya que si esperas a ganar el dinero suficiente para mantener un estilo de vida lujoso, podrías envejecer en casa de tus padres sin haberlo logrado.

 

 

 

Estos son los principales gastos cuando te mudas sola:

 

- Renta. Aquí se irá la mayor parte de tus ingresos. Dadas las condiciones económicas del país y tomando en cuenta que los millennials somos la generación con menos posibilidades de comprar un inmueble, lo más probable es que te toque rentar, ya sea sola o con roomies. Aunque se recomienda que el gasto en vivienda no supere el 30% de tu ingreso, la realidad es que se te puede ir hasta el 50% de tu salario, dependiendo de la zona y las comodidades del lugar. Si apenas te vas a mudar, considera que tienes que pagar uno o dos meses por adelantado (depósito), más el mes que va corriendo.

 

- Servicios. Luz, agua, gas y predial, son los principales servicios que hay que pagar. En ocasiones hay que sumar la cuota de mantenimiento y el estacionamiento, si es que el lugar maneja este esquema. Investiga cuánto se paga por estos servicios en la zona donde piensas vivir para darte una idea.

 

- Despensa. Estamos hablando de los alimentos que comprarás en el súper para preparar en casa, así como de los artículos de higiene y limpieza tanto para ti como para el hogar. Considera gastar entre el 20 y el 30% de tu salario en el supermercado cada mes.

 

- Teléfono e Internet. Si bien el teléfono fijo es opcional, el internet se ha convertido en una necesidad básica para cualquier millennial. Si piensas contratar un paquete con ambos servicios, las cuitas mensuales parten de $400 MXN pesos.

 

 

 

 

 

- Televisión online o de paga. Si además eres adicta a las series y películas, deberás contratar algún servicio de TV de paga o por internet, como Netflix. Los precios comienzan en $89 MXN pesos y el tope son tus gustos y exigencias televisivas.

 

- Móvil. Se ha convertido en un indispensable para nuestra comunicación, sobre todo si decides no tener teléfono fijo en casa. Lo mejor es contratar un plan mensual que te garantice llamadas, mensajes e internet. Existen planes desde $100 MXN pesos al mes, pero los más completos comienzan en $300 MXN pesos; el límite son tus necesidades y el equipo que quieras.

 

- Transporte. Ya sea en automóvil propio o en transporte público, es un gasto que debes considerar. Aunque siempre podemos aprender a ahorrar combustible, es cierto que tener auto es más caro de mantener que moverte en transporte público, taxi o Uber, pero todo depende de tus necesidades y capacidad de pago.

 

- Ocio. Las salidas nocturnas, las comidas en restaurantes, bares, viajes, e incluso el gimnasio, son algunas cosas que entran en esta categoría, que no debe superar el 20% de tus ingresos.

 

 

- Ropa, muebles y utensilios. Por más austera que seas necesitarás qué ponerte, en qué dormir y sentarte, o con qué cocinar y en qué comer, así que destina un porcentaje entre el 5 y 10% de tu salario para pagar estos artículos, que si los compras a meses sin intereses puede ser más fácil adquirirlos.

 

Si al hacer cuentas sientes que no te alcanza para emprender la aventura de vivir sola, checa en qué puedes recortar gastos o haz un plan para incrementar tus ingresos a corto y mediano plazo.

 

La independencia es posible si sabes organizar tus finanzas, una vez que lo haces te das cuenta de que no era tan difícil sobrevivir sin ayuda.

 

Quiérete

Notas relacionadas