LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
5 lugares a los que no debes ir en Europa

5 lugares a los que no debes ir en Europa

Ni la policía se atreve a entrar aquí

15/02/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Aunque Europa parezca un territorio idílico y seguro, al final es como cualquier lugar del mundo y tiene zonas peligrosas que no se recomienda visitar como local, y mucho menos como turista.

 

Se trata de barrios donde la ley general no se tiene en cuenta y a menudo son las mafias quienes controlan todo el movimiento y la vida de quienes viven ahí. Sitios donde ni siquiera la policía se atreve a entrar a menos que estén bien armados y en grupos grandes, y solo bajo circunstancias muy excepcionales.

 

Sabemos que la descripción cuadra muy bien con algunas zonas deprimidas de África o incluso de América Latina, pero no. Son distritos europeos que por la droga, las bandas y, ahora, el yihadismo se han convertido en zonas de exclusión para todos aquellos que no pertenezcan a su mundo.

 

Para que estés segura en tu próximo viaje, trata de evitar a toda costa ir a estas zonas para no correr riesgos innecesarios:

 

Molenbeek (Bélgica)

 

Los recientes atentados de París han sacado a la luz un oscuro 'secreto' de Bruselas: Molenbeek, un barrio que las autoridades no controlan. Situado en el centro de la ciudad, este barrio cuenta con 22 mezquitas, y se ha convertido con el paso de los años en un ‘gueto’ musulmán donde viven 100 mil personas, la mayoría turcos y marroquíes.

 

Molenbeek (Bélgica)

 

Los vínculos del barrio con los extremistas islámicos se remontan a la década de los 90, cuando se fundó el Centro Islámico Belga, que apoyó la ideología radical pro Al-Qaeda y reclutó combatientes yihadistas. De ahí salió Youssef Belhadj, autor intelectual del atentado en el metro de Madrid en marzo de 2004. Además, el barrio es conocido por albergar a proveedores de armas y otros personajes ‘non gratos’.

 

Roubaix (Francia)

 

Es una comuna con 100 mil habitantes al norte de la región francesa de Nord-Pas de Calais, cerca de la frontera con Bélgica. Según estadísticas es la ciudad más pobre de Francia, con el 75% de sus habitantes en situación de pobreza.

 

Roubaix (Francia)

 

Mohameh Khoualed, el supuesto responsable de haber fabricado las bombas y los detonadores que se utilizaron en los ataques de París, en noviembre de 2014, ha hecho famosa al área de Roubaix.

 

Hasta mediados de los 90, Roubaix era una ciudad que se asociaba a la delincuencia, pero en 1996 una serie de robos y un asesinato perpetrados por veteranos de la Guerra de Bosnia, vinculados a grupos asociados con Al Qaeda, cambiaron la suerte de la ciudad: Le Gang de Roubaix introdujo el tinte yihadista.

 

Rosengård (Suecia)

 

Este barrio se encuentra al sur del país, en Malmö, la tercera ciudad de Suecia. Alberga unos 300 mil habitantes, la mayoría inmigrantes musulmanes de origen libanés, bosnio, iraquí y kosovar. De este barrio es originario Jalid al-Yousef, un musulmán nacionalizado sueco a quien se acusa de financiar movimientos terroristas como Hamás o las "Brigadas de los Mártires de al-Aqsa", y de reclutar jóvenes para atentados suicidas.

 

Rosengård (Suecia)

 

Los agentes de policía prefieren no entrar, ya que algunas tareas rutinarias, como pedirle la licencia de manejo a un inmigrante, se escapan de control y se convierten rápidamente en trifulcas donde deben intervenir refuerzos, pues al instante todo el clan acude para oponerse a la policía.

 

El Principe (España)

 

Es un enorme arrabal encaramado en unas lomas cercanas a la frontera que separa Ceuta de Marruecos, en África. Un laberinto de callejuelas sin salida y túneles subterráneos que es el lugar más conflictivo de la ciudad española con mayor índice de delincuencia, según estadísticas del Ministerio del Interior.

 

El Principe (España)

 

Aunque hace años casi todas las bandas de narcotraficantes que lo controlaban se fueron a Marruecos, pronto aparecieron nuevas bandas involucradas en trata de personas, inmigración irregular y, ahora, yihadismo.

 

Ahora está bajo estricta vigilancia por el posible reclutamiento de personas para la yihad, y son frecuentes los enfrentamientos a pedradas al grito de “Allahu Akbar” (Alá es grande). Cuando la Policía Nacional se ve obligada a entrar aquí es recibida con palos y piedras. 

 

Secondigliano (Italia)

 

Los napolitanos dicen que cuando Oriente Medio se pacifique un poco, Secondigliano volverá a ser el lugar más peligroso del mundo. Se trata de un barrio en Nápoles, donde los problemas típicos de una zona deprimida se suman a la presencia de la Camorra napolitana, una de las mafias más famosas y salvajes del mundo.

 

Secondigliano (Italia)

 

En este barrio impera la ley de las grandes familias mafiosas y es habitual presenciar tiroteos y apuñalamientos, al grado de que en los años 90 alcanzó el récord mundial de homicidios por habitante.

 

En Secondigliano no entra la policía, todo el barrio está en poder de la mafia. Y cualquier actividad debe pasar por el visto bueno de la Camorra. Por ejemplo, los motociclistas no llevan casco a pesar de estar obligados por ley, ya que la mafia quiere ver las caras de la gente que circula en moto para saber si son policías y asesinarlos antes de que puedan intervenir en su asuntos.

 

No importa qué tan aventurera seas, ninguna experiencia vale la pena como para poner tu vida en riesgo, así que asegúrate de viajar siempre por los lugares más seguros.

Quiérete