LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Paso a paso: Alivia el estrés con relajación muscular progresiva

Paso a paso: Alivia el estrés con relajación muscular progresiva

Es momento de ponerlo en práctica 

24/02/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Después de un día (o varios) de estrés constante, es difícil que tu cuerpo y mente logren relajarse plenamente. Por suerte, existen varias técnicas para lograrlo y aquí te presentamos una muy eficaz: la relajación muscular progresiva.

 

Esta técnica es una excelente herramienta para deshacerte de la tensión acumulada en el cuerpo. Se trata de un proceso de dos etapas en las que, sistemáticamente, se tensan y relajan los músculos de diferentes grupos en el cuerpo.

 

Con la práctica regular, la relajación muscular progresiva te ayuda a conectarte con el efecto real que tiene el estrés en tus músculos. Esta toma de conciencia hará que detectes más rápido los síntomas de tensión muscular y puedas intervenir antes de que se conviertan en algo serio.

 

El efecto final es una relajación total en todo tu cuerpo y tu mente, ya que al estar concentrada en tus músculos, olvidarás por un momento los problemas cotidianos. Puedes combinar la relajación muscular progresiva con la respiración profunda para alcanzar un nivel de relajación más pleno.

 

Secuencia de relajación muscular progresiva

 

La técnica se basa en tensar y relajar diferentes partes del cuerpo, siguiendo estos pasos:

 

1. Ponte ropa cómoda o afloja la que traes, quítate los zapatos y encuentra una posición agradable, acostada, de preferencia. Tómate unos minutos para relajarte y realizar respiraciones lentas y profundas.

 

2. Cuando estés relajada y lista para empezar, centra tu atención en tu pie derecho y tómate un momento para observar cómo lo sientes.

 

3. Poco a poco tensa los músculos de tu pie derecho, apretando tan fuerte como puedas. Mantén la posición contando hasta 10.
 

4. Relaja el pie derecho. Concéntrate en cómo la tensión se evapora y siente cómo tu pie se queda sin fuerzas y suelto. Permanece en este estado de relajación por un momento, respirando profunda y lentamente.
 

5. Cuando estés lista, enfoca tu atención en tu pie izquierdo. Sigue la misma secuencia de la tensión muscular y la liberación.
 

6. Repite la secuencia de tensión-relajación en el resto de tu cuerpo, parte por parte en el siguiente orden:

 

Pie derecho
Pie izquierdo
Muslo derecho
Muslo izquierdo
Caderas y nalgas
Abdomen
Pecho
Espalda
Brazo derecho y la mano
Brazo izquierdo y la mano
Cuello y hombros
Cara

 

Quiérete

Notas relacionadas