LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Protégete de la inseguridad si estás de vacaciones en México

Protégete de la inseguridad si estás de vacaciones en México

Para cualquier viaje debes tomar tus precaciones. 

18/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

No es un secreto que la inseguridad ha llegado a casi todos los rincones del país, pero eso no es un impedimento para gozar de las maravillas de México, sólo es cuestión de tomar las medidas de seguridad adecuadas.

 

La inseguridad es un asunto que preocupa tanto a nacionales como a extranjeros, quienes se cuestionan si es peligroso visitar México, lo que detiene a muchos para emprender un viaje. Pero siendo honestos y sin tratar de ocultar la realidad que se vive en el país, aquí te damos algunas recomendaciones para que tú y tus acompañantes estén a salvo y vuelvan con bien a casa.

 

1. Mantente en las zonas turísticas

En general, los puntos más turísticos de cada ciudad resultan los más seguros para estar. Incluso en ciudades catalogadas como peligrosas (por ejemplo, Acapulco, Veracruz y Tamaulipas), mientras te mantengas en la zona turística, el riesgo es mínimo. Aún así, trata de evitar los destinos más conflictivos, pues aunque te mantengas en la zona turística nadie puede garantizar tu integridad física.

 

2. Cuidado con las carreteras

Viajar en carretera por México puede contar como deporte extremo. No queremos decir que sea imposible, pero si puedes tomar un avión para llegar a tu destino, ni lo dudes. Si aún quieres ir por tierra hazlo sólo de día y por las autopistas de cobro, ya que las libres son menos seguras. Asegúrate de llevar el tanque de gasolina lleno, kit de primeros auxilios, herramientas y refacciones. No te detengas por nada del mundo: gente pidiendo aventón, retenes irregulares, troncos a medio camino, etc. Ya que puede ser un truco para atacarte.

 

3. Toma sólo tours de agencia

Ya en el destino, evita ir por tu cuenta a los sitios turísticos cercanos (grutas, lagunas, senderos, zonas arqueológicas, etc.). Es mejor invertir en una visita guiada de las que ofrecen las agencias locales, así vas en grupo con alguien que conoce bien la zona, a la gente y sus costumbres, y que pueden responder por ti en caso de algún percance.

 

4. Mantén bajo perfil

No ostentes lo que tienes, guarda muy bien tu celular y cartera, y no los saques a menos que sea indispensable. Vístete de forma que no llames la atención y, por supuesto, deja los accesorios y ropa más cara en casa. Jamás des información personal a desconocidos ni platiques de tu vida en voz alta en sitios públicos, nunca sabes quién está escuchando y qué harán con esa información.

 

5. Informa tus movimientos

Alguien tiene que saber siempre en dónde estás. Manda mensajes constantemente a tu familia para que sepan tu ubicación, con quién estás y qué vas a hacer. Si viajas acompañada también asegúrate de que tus amigos pueden localizarte en cualquier momento.

 

6. ¿Y la vida nocturna?

Si vas a una ciudad muy conflictiva evita por completo los bares y antros, pues nunca sabes dónde y en qué momento podría ocurrir un ataque. Si el destino tiene fama de tranquilo puedes ir a los locales más concurridos de la zona turística o divertirte en el bar del hotel, nunca vayas a lugares alejados o clandestinos. Mantente sobria para reaccionar si se necesita, no aceptes drogas ni alcohol de dudosa procedencia y arma con tus acompañantes una estrategia para cuidarse unos a otros.

 

Si te toca un ataque

 

Si sigues las recomendaciones anteriores, es poco probable que te encuentres en medio de una balacera u otro conflicto, pero nunca se sabe y hay que estar preparados.

 

Por supuesto, la mejor opción es huir del lugar a toda prisa, pero siempre con precaución para no convertirte en un blanco fácil, quedar en medio del fuego cruzado, lastimarte o herir a otros. No dejes que la curiosidad te gane, evita ir a ver qué pasa, graba sólo si estás fuera de peligro y si identificas a un atacante no lo mires a los ojos, nunca.

 

En cuanto escuches sonidos de pleito, persecución o detonaciones de arma de fuego, aléjate de puertas y ventanas, tírate al piso y métete debajo de una mesa si el espacio lo permite, o enciérrate en un baño o bodega. Si vas por la calle trata de entrar a algún local, casa o resguardarte detrás de un automóvil, y aléjate en cuanto sea posible.

 

Viajar por México es sin duda cada vez más complicado, pero no podemos dejar que el miedo nos paralice y nos impida conocer los maravillosos tesoros que esconde nuestro país.

Quiérete, Viajes

Notas relacionadas