LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
#ITravelAlone: viajar sola como acto revolucionario

#ITravelAlone: viajar sola como acto revolucionario

¡Es hora! 

08/03/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:
Si hacemos una búsqueda rápida en internet sobre mujeres viajando solas, lo primero que nos aparece son notas amarillistas, consejos de seguridad y listados de los países más seguros para las mujeres, pero ¿en qué momento viajar sola como mujer se convirtió en un acto revolucionario?
 
En febrero de 2016, las argentinas Marina Menegazzo y Maria Jose Coni, de 21 y 22 años, fueron asesinadas mientras viajaban por Ecuador. La mayoría de los medios resaltaban que las chicas “viajaban solas”, entendiendo esto como hacerlo sin la compañía de un hombre, sin importar que no estaban solas porque se tenían la una a la otra.
 
El hecho de que sutilmente se culpara a las jóvenes del crimen, por atreverse a salir de su ciudad sin la protección de un varón, hizo que muchas mujeres levantaran la voz y reivindicaran su derecho a recorrer el mundo libremente, sabiendo que las chicas tenemos el mismo derecho que un hombre a vivir la vida, a conocer otras cultura, a involucrarnos con nuevos paisajes y distintas formas de vida.
 
 
Así inició la campaña #ITravelAlone o #YoViajoSola, una iniciativa en la cual, a través de relatos de otras viajeras, se busca transmitir energía positiva, experiencias y nuevas formas de vida para alentar a las mujeres que desean emprender un viaje solas a que lo hagan, a que no tengan miedo, a ejercer nuestro derecho al libre tránsito sin riesgos, sin temor y sin violencia. Esto implica superar nuestros prejuicios y hacer oídos sordos a quienes nos dicen que viajar solas no es para mujeres.
 
Inés Nuñes, cofundadora del blog de viajes Randon Trip, dio su opinión al respecto: “Que haya un montón de artículos sobre mujeres que viajan solas me dice fundamentalmente dos cosas. La primera, que vamos a mejor porque hay cada vez más mujeres que lo hacen, y el hecho de contar sus experiencias anima a otras a hacerlo. Al final viajar nos empodera y nos hace más libres. Por otra parte, que haya la necesidad de animarnos a viajar solas refleja que todavía es visto como un logro. Una mujer viajando sola es tema del que hablar mientras que un hombre viajando solo no. Probablemente de él se destacan las aventuras por las que ha pasado, los países que ha visitado... mientras que a nosotras se nos pregunta mucho por cuestiones de seguridad, miedos, países más idóneos para hacerlo...", dijo en una entrevista para el portal telva.com.
 
 
Cuando viajas sola todas las situaciones son distintas y te pasan cosas increíbles sólo por ir sin compañía, como conocer gente nueva y resolver problemas por tu cuenta. En cambio, si vas con otras personas sueles centrarte más en la compañía que en lo que estás viendo o experimentando.
 
No hay duda de que hay países con una férrea cultura machista en donde ni siquiera las mujeres locales pueden andar sin la compañía de un hombre, pero son los menos. La mayoría de viajeras no experimenta situaciones de género peores que las que vive día a día sin salir de casa. 
 
El mejor consejo para emprender una aventura como mujer sin compañía masculina es usar el sentido común y no hacer nada que no harías en tu propio país.
 

 

Quiérete, Viajes

Notas relacionadas