LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
¿Shopaholic yo? 7 Señales que te dirán si eres adicta a las compras

¿Shopaholic yo? 7 Señales que te dirán si eres adicta a las compras

Si te identificas con uno o más puntos de este listado, lo sentimos, tendrás que congelar tus tarjetas de crédito.

19/12/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Ir de compras puede ser una experiencia súper divertida, hay algo emocionante en adquirir algo nuevo, probarte ropa o recorrer librarías, joyerías y zapaterías. Pero si no puedes entrar a una tienda sin comprar algo, quizá eres shopaholic

Para que tengas esto más claro te presentamos algunas señales de que podrías ser adicta a las compras.

 

También: Gastos pequeños que acaban con tu quincena  

 

“Los shopaholics son adictos. Son incapaces de dejar de comprar y gastar”, dijo para el portal The List Laura MacLeod, trabajadora social y fundadora del proyecto 'From the Inside Out'. 

“Pueden estar en deuda extrema, perder su hogar, vivir en desorden, poner en peligro las relaciones al mentir a sus parejas y gastar dinero reservado para los hijos o la jubilación. En el mejor de los casos, los adictos a las compras viven con culpa, vergüenza y sensación de desesperanza”, agregó la especialista.

 

Quizá pienses que la descripción de MacLeod no te describe, pero también hay señales más sutiles de que tus compras pueden estar fuera de control, como estas: 

 

1. Vives más allá de tus posibilidades

Si bien no todos los adictos a las compras tienen deudas, y ciertamente no todos los endeudados son adictos a las compras, vivir más allá de tus medios es una señal reveladora de que podrías tener un problema de compras. Lo más sano es preguntarte “¿por qué estoy endeudada?”, si puedes precisar la razón (compraste un auto, amueblaste tu casa, te fuiste de viaje, etc), está bien, pero si no tienes ni idea de den qué gastaste el dinero quizá tienes una bronca.

 

También: 10 Tips para aprovechar tu dinero al máximo 

 

2. Tus compras son impulsadas por tus emociones

Ir de shopping porque estás celebrando algo o porque estás triste puede ser una señal de que dependes de las compras para sentirte mejor. Relacionar las compras con las emociones es una de las causas más comunes de compra compulsiva, pues estas conexiones pueden nublar tu juicio y conducir a gastos innecesarios.

 

3. Escondes tus compras

No estamos hablando de ocultar los regalos, eso es normal. Nos referimos a cuando llegas a casa con un montón de bolsas y las escondes para que nadie sepa que te botaste toda la quincena en una tarde de shopping, o que te compraste otro par de zapatos que no necesitas ni te vas a poner más de dos veces. Ocultar lo que compras demuestra que sabes que algo está mal y que ya no deberías hacerlo.

 

También: Las fechas y el tipo de fraudes más comunes a tarjetas bancarias 

 

4. Compras cosas que no necesitas

Según Smith, “los artículos no utilizados son el mayor signo visual para identificar a un adicto a las compras”. Puede ser un armario lleno de ropa con etiquetas, estantes repletos de electrodomésticos que no se usan, un sótano o un garaje lleno de equipos de ejercicios que acumulan polvo, o casi cualquier otra cosa.

 

5. Tus compras te impiden alcanzar tus metas

Esta podría ser la señal más sutil de la lista, ya que puede ser difícil determinar si tus compras son un obstáculo para alcanzar tus objetivos en la vida. Por ejemplo, si gozas de un buen sueldo pero nunca tienes dinero para viajar o para el enganche de una casa, o si no puedes terminar tus proyectos porque pasas la mitad del día haciendo compras online. Puede que no parezca que tus hábitos estén afectando otras áreas de tu vida, pero sí pueden tener un gran impacto.

 

También: Esto te costará viajar a europa en 2018, ¡checa el presupuesto! 

 

6. Tienes una colección de tarjetas de crédito de tiendas

Si tienes muchas tarjetas de crédito departamentales y en todas debes algo de dinero, es una señal de alarma. Las tarjetas de crédito de la tienda pueden ser un poco peligrosas porque a menudo cobran altos porcentajes de intereses, así que cuidado. Además, puedes terminar adquiriendo una tarjeta sin conocer todos los detalles al respecto (términos, obligaciones y beneficios), lo que puede ser en particular peligroso para los adictos a las compras.

 

7. Quieres comprar menos pero no puedes

Si por más que lo intentas no puedes dejar de comprar cosas, eso podría ser una señal de que eres shopaholic. MacLeod señaló que quienes van camino a ser adictos a las compras reconocen que deben dejar de gastar tanto y con tanta frecuencia, incluso intentan hacer un presupuesto, pero luego encuentran todo tipo de razones para seguir comprando.

 

También: ¿Eres adicta a las ofertas? Eso tiene un nombre y no es ‘shopaholic’, es diferente 

 

¿Te suena? El problema con la adicción a las compras es que podría causar problemas obvios como la deuda, un mal historial crediticio o dejarte sin ahorros. Sin embargo, también podría afectar tu salud y tus relaciones personales, porque entre los problemas financieros, esconderse o mentir, y pasar tanto tiempo comprando, puede crear grandes problemas con los que te rodean.

Para tratar el problema el primer paso es aceptar que lo tienes y después buscar alguna terapia dirigida por un profesional de la salud mental que te dará las técnicas y herramientas específicas para tu caso.

 

 

 

 

Notas relacionadas