LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Rafael S. Fabres / Stringer / Getty Images

Millennials: solidarios, fraternales y organizados ante la tragedia

Los llamaban ‘apáticos’, hoy levantan escombros en medio de la tragedia

23/09/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Durante años se ha etiquetado a la generación millennial, nacida entre principios de los 80 y mediados de los 90, como egoístas, problemáticos, perezosos y arrogantes, entre otras cosas. Pero ante la tragedia vivida tras el sismo que sacudió a México el pasado 19 de septiembre, estos jóvenes han mostrado su mejor cara y ahora sabemos que también pueden ser solidarios, fraternales y bien organizados.

 

También: Famosos que ayudan de forma activa a las víctimas del sismo en México

 

Esos chicos de los que se ha dicho mil veces que no respetan a las instituciones ni saben trabajar en equipo, fueron los primeros que reaccionaron para ayudar a quien lo necesitaba. Se concentraron para retirar escombros, rescatar víctimas, armar centros de acopio, llevar donaciones de un lado a otro, informar y organizar las labores de rescate.

Para esto, utilizaron una de sus herramientas más criticadas: las redes sociales. Twitter, Facebook, Instagram y Snapchat se llenaron de información en tiempo real, imágenes que daban cuenta de la magnitud de la desgracia, peticiones y ofrecimientos de todo tipo de ayuda y mensajes de apoyo.

 

 

Desconocidos que son familia. #fuerzamexico #mexico

Una publicación compartida de eric m. (@mexxxis) el

 

 

En el momento en que la ciudad se colapso, esta generación surgió como una fuerza imparable, sin importar las diferencias políticas, generacionales, sociales, económicas o ideológicas.

En la Ciudad de México, Morelos, Puebla, Chiapas y Oaxaca, bastaron unos minutos para que las calles se inundaran de jóvenes que tomaron la iniciativa de hacer algo, lo que sea, que pudiera ser útil para alguien más. No dejaron atrás a nadie, ni siquiera a las mascotas.

 

También: 3 Formas de ubicar personas desaparecidas en el sismo de México

 

De pronto se acabaron las selfies, el trolleo, el bullying y las discusiones redundantes, para dar paso a la hermandad y la unión que hace mucho no se veía en el país.

Las muestras de esto sobran. El miércoles 20 por la tarde, en el derrumbado Colegio Enrique Rébsamen solicitaban urgentemente un Neurocirujano, y en menos de 10 minutos llegó uno en motocicleta. Tardan más en redactar un tweet pidiendo productos, material o manos que auxilien, que en cubrir esa necesidad.

 

¡La incapacidad para ayudar no está en nuestras capacidades, sino en el corazón! #fuerzamexico #todospormexico #personasheroicas

Una publicación compartida de Carmen Briceño (@carmenbric) el

 

El mismo martes en la tarde, los hospitales dejaron de recibir donaciones de sangre, porque ya estaban saturados de ésta. Algunos centros de acopio se declararon rebasados por la impresionante cantidad de donativos. Hubo momentos en que pidieron que la gente dejara de acudir a los sitios siniestrados, porque ya había demasiados voluntarios, ¿alguna vez se había visto esto?

 

También: Sigue esta cuenta para localizar mascotas perdidas durante el sismo en la CDMX

 

En las calles, junto a las ambulancias, patrullas, camiones de bomberos, se veían ríos de autos, bicicletas, motos y gente a pie apresurados por brindar su ayuda. Hicieron listas para organizar relevos y dejar que los brigadistas y voluntarios descansen un poco. Ni el cansancio, el hambre y los días sin dormir o bañarse han sido motivo para frenar las labores un solo momento.

Y todo ha sido por iniciativa propia. Nadie espero a que las autoridades, instituciones o alguna celebridad lanzara una convocatoria o empezaran a dirigir las acciones. Solo lo hicieron, llegaban preguntando “¿qué falta?”, “¿en qué ayudo?”, o simplemente ponían manos a la obra a la primera oportunidad.

 

Esa generación tan estigmatizada y criticada, está demostrando que están muy lejos de ser esos seres ególatras y hedonistas, ensimismados en la mentalidad “yo-yo”, para sacar lo mejor de sí mismos y levantarse como lo que son: la esperanza del presente y el futuro.

 

También: Así puedes seguir apoyando a las víctimas del sismo a largo plazo

 

Lo único que nos queda por decir es:

Gracias millennials, por devolvernos la fe en la humanidad y demostrar que no todo está perdido.

 

 

La imagen que de ahora en adelante representa a #mexico . HERMOSO. #fuerzamexico #mexicounido #mexicodepie #mexicocity #comparte

Una publicación compartida de Inter Fútbol (@inter_fut) el

 

 

 

 

 

 

 

 

Quiérete, Tu vida

Notas relacionadas