LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Guía para elegir un seguro de viaje si vas a Europa

Guía para elegir un seguro de viaje si vas a Europa

¿Todo listo para tu viaje al Viejo Continente? Recuerda que tu salud y seguridad es lo más importante. Toma nota.

 
19/05/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Si piensas visitar Europa es indispensable llegar con un seguro de viaje, pero en el mar de opciones, ¿cómo elegir el mejor para ti? Aquí algunos puntos a tomar en cuenta.

 

No importa si eres una persona súper sana y no tienes planeado hacer actividades de riesgo, los accidentes e imprevistos pueden ocurrir en cualquier momento y lo mejor es tener un seguro de amplia cobertura, de lo contrario terminarás pagando mucho más de lo que tienes por atención médica.

 

 

 

 

 

Por ahora, la situación de Europa es un tanto compleja y los requisitos de entrada a pueden variar en función del estatus político de cada país, lo mejor es consultar en las embajadas de cada lugar que vas a visitar y checar qué necesitas para entrar. Es casi un hecho que el seguro de viaje está entre los requisitos.

 

Es vital que te acerques a una empresa reconocida, grande y con buena reputación para adquirir el seguro, o te podrías sumar a las miles de historias de terror donde la compañía aseguradora desaparece, se niega a reembolsar los gastos, no te apoya o es imposible contactarlos en caso de emergencia. 

 

¿Qué debe incluir un seguro de viaje para Europa?

 

Cada seguro de viaje ofrece más o menos los mismos beneficios, pero hay dos muy importantes que debes checar en cualquiera de ellos:

 

1. Repatriación por motivos médicos o por defunción. El seguro debe cubrir el regreso a tu país de origen en caso de hospitalización o incapacidad, así como los gastos de traslado en caso de fallecimiento, ya que estos pueden ser muy elevados y no querrás dejarle esa carga a tu familia. 

 

2. Suma asegurada superior a los 30 mil Euros. Es muy tentador comprar el seguro más barato sólo para poder entrar a Europa, a costa de reducir la suma asegurada. Recuerda que allá los gastos médicos suelen ser carísimos y si, por ejemplo, tienes un accidente y requieres cirugía, el costo rondaría los 50 mil Euros. Si elegiste la opción barata y tu suma asegurada es de 30 mil Euros, te toca pagar de tu bolsillo los 20 mil restantes. 

 

 

 

 

 

Muchas tarjetas bancarias incluyen seguro de viaje, pero por lo general la suma asegurada es muy baja o no alcanza a cubrir los requisitos para Europa. 

 

3. Cobertura durante todo el viaje. La mayoría de agencias maneja seguros de viaje por día, así solo pagas por el tiempo que dura tu aventura. Pero si existe la posibilidad de que te quedes más tiempo, te conviene comprar uno más amplio para tener algunos días “de colchón”. 

 

4. Cobertura en todos los países que visitas. Asegúrate de que tu póliza es válida en todos los destinos, porque a veces las compañías de seguros intentan hacerlos más baratos excluyendo ciertos países o regiones. 

 

 

Otros detalles que debes checar

 

- Todas las condiciones. Debes estar al tanto de todo lo que cubre y lo que no, qué actividades están excluidas o en qué casos el seguro es inválido.

 

- Cómo hacer una reclamación o hacer válido tu seguro. Muchos funcionan por reembolso, así que primero tendrás que pagar de tu dinero. Cerciórate de que todos los comprobantes y facturas lleven tu nombre completo y bien escrito, y de ser posible, tu número de pasaporte.

 

 

 

 

 

- Coberturas adicionales. Te conviene comprar un seguro que también te respalde por retrasos, cancelación de viaje, evacuación en caso de emergencia, pérdida de equipaje y, si es el caso, actividades extremas como paracaidismo, montañismo, etc. 

 

El seguro de gastos médicos internacional es de los pocos donde no debes escatimar, porque se trata de proteger tu salud y tu bolsillo. Todos lo compramos con la esperanza de no necesitarlo, pero si algo te llega a pasar, tú y tu familia pueden estar tranquilos de que todo está cubierto. 

 

 

 

 
Quiérete, Tu vida, Viajes

Notas relacionadas