LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

Descubre si tu trabajo te afecta

Podría sucederte

24/12/2015 | Autor: Ana Gabriela Lozano
Comparte en:
Si a veces odias 'con odio jarocho' tu trabajo, puede ser señal de que el encanto ya se rompió y necesitas buscar algo nuevo. 
 
Es normal que la presión que vivimos hoy en día nos sofoque y nos haga estresarnos demasiado, sin embargo hay que saber poner un límite, ya que es el lugar donde más tiempo pasamos. ¡Incluso más que en casa!
 
Si esto te está pasando, pon atención y ten cuidado. Te decimos cómo descubrir que tu trabajo te afecta:
 
1. Has descuidado tu vida personal
 
Ya no ves a tus amigos o a tu familia porque te la pasas en la oficina. Hace meses que no sales temprano y años que no te desvelas o sales a una fiesta porque te sientes demasiado cansada como para seguir despierta.
 

 
2. Te sientes agotada TODO el tiempo
 
No hay un momento del día en el que no sientas presión. Ya sea al levantarte o al acostarte, las preocupaciones nublan tu mente y te mantienen en constante alerta. 
El constante estrés y cansancio te orilla a que tomes 3 tazas de café o te fumes 10 cigarros al día. 
 
3. Te alimentas mal
 
Como no tienes tiempo de nada, no puedes salir a comer y por consecuencia, acabas picando unas papas, pidiendo un sándwich de la tiendita más cercana y bebiendo un refresco medio frío. No puedes sentarte ni una hora con tus compañeros y disfrutar alimentos saludables. 
 
4. Estás irritable constantemente
 
En vez de llegar a casa y relajarte, te estresa el hecho de que tu roomate no haya cerrado la puerta del baño, que los trastes no estén lavados o que haya mucho tráfico. No hay un sólo momento en el que encuentres paz. 
 
5. Te deja exhausta
 
No tienes ganas de comer, hacer ejercicio, leer, dibujar, bailar o de realizar cualquier otra actividad que no sea dormir. ¡Incluso este cansancio te ha impedido tener sexo varias veces!
 

 
Si te sientes así, es hora de que reflexiones y te des cuenta de que los trabajos son importantes, pero tu vida personal está primero. Sigue tus sueños y respeta tus tiempos, ¡la vida es para vivirla, no para trabajarla! 
Quiérete, Tu vida, Trabajo

Notas relacionadas