LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Así debes administrar tu dinero cuando empiezas a trabajar

Así debes administrar tu dinero cuando empiezas a trabajar

Si ya prometiste que pagarás los tragos con tu primera quincena, mejor reconsidéralo.

28/05/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Es normal que cuando entras al mundo laboral y empiezas a ganar tu propio dinero quieras comerte el mundo. Te dan ganas de salir a festejar cada noche, comprarte lo que siempre quisiste e invitar a tus amigos a todas partes, pero si no quieres acabar en bancarrota cada quincena, debes aprender a administrarte.

 

 

 

¡Claro que te puedes dar tus gustos! Pero también debes pensar en tus metas a mediano y largo plazo, y aprender a tener buenos hábitos financieros desde el principio. 

 

 

1. Identifica tus necesidades

 

Debes aprender a separar lo que necesitas de lo que quieres. Arma un presupuesto mensual tomando en cuenta lo que gastas en transporte, comida, renta, servicios y otras cosas fijas. Ese dinero es intocable y jamás debes gastarlo en otra cosa. Normalmente esto se lleva del 50 al 60% de tu sueldo.

 

 

Cómo hacer un presupuesto para irte a vivir sola 

 

 

2. Destina una parte para tus gustos

 

Ahora sí, de lo que queda tras separar los gastos necesarios, puedes utilizar una parte para tus gustos: ropa, maquillaje, salidas, fiestas, shopping, etc. Normalmente conviene destinar del 20 al 30% de tu ingreso a este rubro, no más. 

 

 

3. Ahorra todo lo que puedas

 

Se recomienda ahorrar entre 10 y 20% de tu sueldo, mínimo, pero entre más puedas guardar, mejor. Una vez que sepas qué porcentaje ahorrarás debes comprometerte a respetarlo cada quincena y guardar ese dinero en una cuenta independiente de tu tarjeta de nómina. En cuanto puedas, transfiere una parte de ese ahorro a un fondo de inversión o fondo para el retiro, así se seguirá multiplicando. 

 

 

 

4. No te endeudes

 

En cuanto empiezas a ganar dinero tienes la oportunidad de sacar tu primera tarjeta de crédito, pero la forma en la uses sentará las bases de tu historial crediticio. Es fácil: si pagas a tiempo tendrás buen historial y acceso a créditos más grandes, si no, los intereses te comerán, tu deuda crecerá y puedes terminar en el buró de crédito. Checa los pros y contras de tener una tarjeta de crédito.

 

Lo que más te ayudará para tener unas finanzas sanas es establecer metas claras a corto, mediano y largo plazo. Tal vez quieras independizarte pronto, comprar un auto o viajar. 

 

 

¿Cómo repartir gastos cuando te mudas en pareja?

 

Al visualizar esa meta te será más fácil ahorrar y manejar tus ingresos y gastos. Cada vez que estés a punto de hacer una compra impulsiva o innecesaria, piensa que cada gasto es dinero que no estás destinando a tu meta. 

 

 

 

 

 

Quiérete, Tu vida, Trabajo

Notas relacionadas