LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿Hablas o te peleas?

¡No hablen en Chino!

01/10/2014 | Autor:
Comparte en:

Nadie dice que entre tú y tu amorcito todo deba ser miel sobre hojuelas, sin embargo, hay veces que simplemente la comunicación entre ambos equivale a un martirio sin final, debido a que no saben qué hacer cuando cada uno tiene una distinta opinión.

Por Matilde Aparicio

Susana López, autora del libro Comunicación en la pareja, Editores Mexicanos S.A. explica que es aconsejable recordar la última discusión de ese tema incómodo, doloroso o ácido para ambos, e intentes frente al espejo, recrear la escena lo más parecido posible, cuidar que el tono de voz, así como las palabras y el movimiento corporal sean lo más cercano a lo que hiciste, y una vez hecho esto preguntarte.

Paso 1
¿Cómo es tu tono de voz?
¿Cuáles son los movimientos de tu cara, cuerpo y manos?
¿Qué palabras has ocupado para dirigirte a tu pareja?

Hecho este primer ejercicio, toca pensar en ambos por lo que hay que detenernos a contestar...

Paso 2
¿Habla más uno que el otro?
¿Tu pareja te quita la palabra? ¿tú a él o ella?
¿Usas palabras hirientes?
¿Buscas convencer o ambos lo intentan?
¿Detectas que controlas, manipulas o forzas al otro con alguna actitud o argumento?

Al responder estas preguntas te puedes dar cuenta si hay algún gesto, argumento e incluso, actitud que vale la pena cambiar a fin de resolver o llegar a un acuerdo sobre ese tema que tanto te molesta, así como con si con este cambio será posible aprender a compartir, exponer y hablar las diferencias de un mejor modo con nuestra pareja.

¡Tiempo fuera!

Susana López explica que es valioso poner atención en todo aquello que, en ocasiones, pasas por alto como son la mirada, el silencio, los ademanes y gestos, ya que también comunican y que lejos de ayudar pueden encender más la llama de la discusión, y agrega que es igual de importante detectar cuando sea momento de tomarse un tiempo para pensar las cosas, esperar a que el enojo pase, especialmente si dejas que el enfado prevalezca en tu ánimo, en vez de una actitud conciliadora.

Si te das este tiempo, además podrás poner tus ideas en orden, reflexionar sobre lo que te dice tu pareja, así como recuperar la calma para expresar claramente lo que deseas.

#ParaLeer: Psicología del amor, Enrique Pallarés Molins, Editorial Mensajero.

Colaboración Fundación Teletón
"Sé responsable de tu destino”
[email protected]

Quiérete, Tu vida, Otros