LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

El club de los labios rojos: Los senos, tus mejores amigos

¡Conoce más de ellos!

03/10/2014 | Autor:
Comparte en:

Las hay grandes, pequeñas, blancas, oscuras, duras, flácidas, altivas, decaídas, disparejas, naturales y hasta artificiales; efectivamente, me refiero a las "bubis”, una de las partes más importantes del cuerpo de una mujer.

El busto es una de las cosas más notables que nos diferencian físicamente de los hombres y que cuentan con ciertas particularidades que ya todas debemos conocer.

Por Judith Lucio / @Judith_Lucio

Checa esto

Las formas más comunes de referirnos a ellas son: pechos, busto, bubis, "las chicas” y hasta "chichis” les dicen, yo prefiero llamarlas "mis amigas” ya que creo que en algún momento de mi vida me sacarán de un aprieto.
En la actualidad, así como los hombres usan apodos para referirse a su miembro reproductor, hay mujeres que también usan sobrenombres para sus "amigas”. Una vez conocí a alguien que las hacía llamar "Pily y Mily”, aunque creo que eso de los apodos es cuestión de gustos.
En datos mucho más interesantes, casi el 85% de las mujeres tiene una bubi más grande que la otra; el 14% se las ha operado para que se vean más grandes y parejas y el 1% restante de las mujeres hace caso omiso a las diferencias entre sus senos.
Las bubis son consideradas el atractivo sexual número uno ya que los hombres las prefieren por encima del trasero prominente.

Debo decir que hay mujeres que hasta sacan provecho de sus "chicas” para conseguir lo que quieren, pues en pleno siglo XXI el contar con senos grandes o de buena proporción es considerado sinónimo de belleza y sensualidad, razón por la cual las cirugías estéticas de busto van en aumento cada año. Yo aún soy de la idea que unas bubis grandes no te garantizan nada ni te hacen más sexy, más bien creo que cada mujer debe sentirse orgullosa de "sus amigas” sin importar el tamaño, el color o la consistencia que estas tengan.

Revisarlas periódicamente es importante pues desafortunadamente el cáncer de mama es una enfermedad que también va en aumento y que se puede evitar si todas practicamos la una autoexploración.

El pararte frente al espejo y observarlas por un minuto, tocarlas de manera suave y confiada no es una forma de comenzar con el autoplacer, más bien es el método más rápido para asegurarnos que todo anda bien con "nuestras chicas” y si ya con la certeza de que no hay nada de qué preocuparnos comienzas el camino hacía algo más íntimo pues adelante y goza de tocarlas; cuídalas y quiérelas como a tus mejores amigas pues nunca se sabe cuándo te sacarán de un apuro y si están es las mejores condiciones serán mucho más efectivas.

Quiérete, Tu vida, Otros