LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
7 Señales de que te urge ir al ginecólogo

7 Señales de que te urge ir al ginecólogo

Hay situaciones que simplemente no son normales y requieren la revisión de un especialista. Cuídate.

03/11/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

No importa cuántas veces nos digan que tenemos que programar mínimo una consulta anual con el ginecólogo, la mayoría lo dejamos pasar hasta que tenemos alguna molestia importante. Si eres de las que no le da mucha importancia al tema, te conviene checar estas señales de que te urge que revisen tu zona íntima.

 

Toma nota de estos síntomas y si te identificas con alguno haz tu cita con el médico lo antes posible, ¡podría salvar tu vida! 

 

1. Sangrar a mitad del periodo

No te alarmes, manchar tu panti de sangre cuando no estás menstruando puede ser señal de algo leve como un desorden hormonal, pero también se asocia al cáncer cervical, en especial si hay otros síntomas como dolor pélvico, flujo inusual y molestias durante el coito. Según el Memorial Sloane Kettering Cancer Center, más del 90% de los casos de cáncer cervical son causados por el virus del papiloma humano (VPH); si nunca has dado positivo en los análisis es mayor razón para ir a checarte. 

 

También: 10 Cosas que piensas en cada visita al ginecólogo

 

2. Cambios en tu menstruación

La mayoría de las mujeres sabemos qué esperar cada mes en términos de duración y abundancia del fluido, así que si notas cambios repentinos debes checarte. De acuerdo con la Clínica Mayo esas irregularidades pueden tener varias causas que incluyen embarazo, lactancia, desordenes alimenticios, exceso de ejercicio, síndrome de ovario poliquístico, insuficiencia ovárica prematura, enfermedad inflamatoria pélvica y fibromas uterinos. 

 

3. Tu período es demasiado abundante

Aunque un tercio de las mujeres experimenta sangrado menstrual abundante, no es normal. Si has sangrado por más de siete días, tienes coágulos muy grandes, necesitas cambiar tu tampón o toalla cada hora o despiertas en la noche para hacerlo, es momento de revisarte. Según el Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, las causas pueden ir desde la endometriosis, ovulación irregular e hipotiroidismo, hasta el cáncer. También se puede asociar con aborto espontáneo y embarazo ectópico.

 

4. Coito doloroso

Si cualquier tipo de coito te duele puede ser síntoma de algún desorden como lubricación insuficiente, vaginismo (cuando hay espasmos en los músculos de la vagina que dificultan la penetración) o vulvodinia. Otras opciones incluyen infecciones, enfermedades de transmisión sexual, fibromas en el útero o enfermedad inflamatoria pélvica.

 

5. Tu Síndrome Premenstrual es un infierno

Los cambios hormonales, cólicos y el sangrado nunca serán una experiencia divertida, pero para algunas mujeres los síntomas son tan debilitantes que afectan su calidad de vida. Se ha encontrado que algunas mujeres con SPM severo tienen depresión no diagnosticada que sólo agrava el problema. En casos extremos podrían sufrir de Trastorno Disfórico Premenstrual, que además de síntomas más intensos también incluye sentimientos de desesperanza, ansiedad o tensión, malhumor extremo e ira.

 

También: Cosas que no son normales en tu menstruación 

 

6. Flujo inusual

La mayoría del flujo vaginal es perfectamente normal y funciona para eliminar las células muertas y las bacterias de los órganos reproductivos, y mantener nuestras vaginas limpias y libres de infecciones. Es de color transparente o blanco cuando todo funciona bien, pero si cambia de color, textura u olor, debes ir al médico. 

 

7. Inflamación excesiva

Aunque es normal un poco de hinchazón en los días previos e inmediatamente posteriores al comienzo de nuestro período, hay un punto en que merece nuestra atención. El diagnóstico más grave puede ser cáncer de ovario, pero solo le ocurre a 1 de cada 70 mujeres. Un vientre muy inflamado puede asociarse dicha afección debido a una acumulación de líquido en el abdomen o una masa en el ovario.

 

Otros síntomas que jamás debes ignorar incluyen: 

- Ardor o comezón en la zona íntima

- Dolor al orinar

- Cambios de textura en la piel de la vulva y vagina

- Aparición repentina de vello en abdomen, cara o cuello

- Brotes repentinos y severos de acné (en especial si ya superaste la pubertad)

- Cólicos demasiado intensos e incapacitantes

- Ovulación dolorosa

 

También: 9 Razones que explican el dolor durante la ovulación 

 

Es difícil reconocer y aceptar cuando algo no anda bien, además, acostarse en una camilla con las piernas hacia arriba y un médico en medio no es precisamente divertido, pero las consecuencias de no hacerlo a tiempo pueden ser graves. Es mejor agarrar valor y agendar tu revisión en cuanto detectes un problema. 

 

 

 

Notas relacionadas