LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Lo bueno, lo malo y lo que nadie te dice de vivir sola

Lo bueno, lo malo y lo que nadie te dice de vivir sola

Independizarte es un paso muy importante en tu vida, hazlo más fácil al saber esto.

04/06/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Independizarte es uno de los pasos más grandes que puedes dar en la vida, porque implica salir de tu zona de confort, hacerte cargo de ti misma en todos los aspectos y conocerte desde una nueva perspectiva.

Como todo, irte a vivir sola tiene cosas buenas, malas y otras que nadie te va a decir, por eso aquí te presentamos el panorama completo para que sepas a qué te vas a enfrentar.

 

Ventajas de vivir sola

1. Independencia en todos los aspectos. Ya no tienes que pedir permiso o avisarle a nadie que vas a salir o dar cuentas de lo que haces con tu dinero, tú sabrás cómo y en qué lo gastas.

2. Puedes hacer lo que quieras. Si quieres hacer fiestas, alimentarte de botanas y cerveza o acumular montañas de ropa sucia, ¿quién puede decirte algo?

3. Eres dueña de tu tiempo. ¿Quieres irte de fiesta y llegar en la madrugada o al otro día? ¡Hazlo! Ya no tienes que ajustarte a los horarios de nadie, dar explicaciones o aventarte un pleito.

4. Decorar a tu gusto. Tu nuevo hogar es un lienzo en blanco para plasmar tu creatividad y diseñarlo como se te antoje, sin depender de la opinión de otros.

5. Te conoces mejor a ti misma. Ahora puedes saber con certeza si eres una persona ordenada o un verdadero desastre, algo que antes no sabías bien porque quizá tus padres se ocupaban de organizar todo o solo eras desordenada por rebeldía, pero en el fondo eres una neurótica de la limpieza.

6. No tienes que soportar a otras personas. Se acabaron las visitas incómodas, los pleitos con tus hermanos o roomies y las reglas con las que no estás de acuerdo.

 

Desventajas de vivir sola

1. Eres responsable de ti misma. No hay de otra, eres la encargada de tus finanzas, tu alimentación, tu salud y limpieza de la casa, porque no hay nadie más que te ayude. Quizá al principio te descuides un poco, pero con el tiempo entiendes que si quieres una buena vida, debes hacerte cargo.

2. Sale más caro. Ahora tú pagas la renta completa, servicios, despensa y otros gastos que antes compartías.

3. Soledad y aburrimiento. A veces hace falta alguien para ver una película, compartir la cena, platicar de lo que hiciste, que te cuide cuando enfermas o que te de un abrazo después de un mal día.

 

Lo que nadie te dice de vivir sola

1. Tu refrigerador será un desastre. Puede que lo tengas casi vacío, con algunos condimentos, sobras de comida, cerveza o refresco. O bien, que se te olvide limpiarlo y un día te des cuenta de que ya tienes roomies: una colonia de pitufos que surgió de entre los hongos. 

2. Tu casa se convierte en centro de reuniones. Tus amigos caerán en tu casa a la menor provocación, harán un desastre (mismo que limpiarás tú sola) y los vecinos te odiarán por el ruido.

3. Tendrás miedo por la noche. Al principio habrá sonidos extraños y pensarás que alguien se metió a la casa, que tienes ratas gigantes o que hay actividad paranormal, ¡y tú estás sola!

4. Si pierdes la llave, estás perdida. No hay quien te abra la puerta, si le dejaste un juego extra de llaves a alguien, tardará mucho en llegar, y un cerrajero cobra más de lo que imaginas.

5. Te vuelves un poco maniática. Cada vez te aferras a que todo se haga “a tu manera” y te vuelves menos tolerante a lo que consideras desorden ajeno o a formas distintas de hacer las cosas. En ocasiones, la gente que vive sola se vuelve tan rígida que hasta la pareja se vuelve una  molestia porque no obedece las reglas. En los casos más extremos pierden la capacidad de adaptarse a los demás.

6. Puedes caer en depresión. Si no fortaleces tus relaciones con otras personas, la soledad y el aislamiento pueden originar un cuadro depresivo.

7. Harás justo las cosas que más odiabas. Desde lavar el excusado, hasta gritar como histérica “¡Baja los pies que se ensucia el sillón!”. Oh, sí… Te convertirás poco a poco en tu madre.

 

Ahora que ya sabes lo que te espera, ¿te animas a vivir sola?

 

 

 

 

 

Quiérete, Tu vida, Casa

Notas relacionadas