LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Pros y contras de ser un nómada digital

Pros y contras de ser un nómada digital

Porque hay personas que aman su libertad 

15/03/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:
Para muchos, viajar por el mundo mientras ganas dinero trabajando a distancia es un sueño, para otros es una realidad y se les llama nómadas digitales. Sin duda este estilo de vida tiene muchas ventajas, pero también desventajas que debes evaluar antes de lanzarte a la vida nómada.
 

Los pros de ser un nómada digital

 

- Movilidad. Puedes conocer todo el mundo a tu ritmo, quedarte más tiempo en los lugares que te gustan e irte rápido de aquellos donde no te sientes cómoda.

 

- Libertad. Siempre que cumplas con tus tiempos y tengas conexión a internet, puedes estar donde quieras a la hora que quieras.

 

- Independencia. Tú eres tu jefe y sólo tu trabajo habla por ti. Nada de horarios, checar tarjeta, esconderte para checar tus redes sociales o pedir perdón porque te tomaste 10 minutos más en tu hora de comida.

 

- Cero materialismo. No tienes que preocuparte por tus propiedades, el predial, cuentas mensuales de servicios, la verificación del auto, etc. Y como no puedes acumular nada que no quepa en una mochila, tampoco te estresa tener dinero para comprar cosas y darles mantenimiento.

 

- No necesitas vacaciones. Cada vez que te llegue la inspiración, el momento, el tiempo y el lugar, podrás escaparte a lugares exóticos.

 

- Encontrar tu pasión. Puedes hacer del viaje un estilo de vida, y con ello abrir la puerta para dedicarte a lo que realmente te gusta, donde quieras y con tus tiempos.

 

Los contras

 

- No hay vacaciones. De alguna forma, vives de vacaciones, por lo tanto dejan de ser vacaciones. Además, tomarte una o dos semanas libres implica reducir tus ingresos: si no trabajas, no comes.

 

- Quedarte más tiempo del que quisieras. A veces tienes que permanecer en ciertos lugares más de lo que te gustaría porque es barato, porque tienes que acabar algún trabajo de emergencia o porque no has concretado un buen trato para saltar al siguiente destino.

 

- Mucho trabajo, poca diversión. Tal como te ocurriría en cualquier lugar, en ocasiones la carga de trabajo es tanta que puedes pasar tiempo en un destino increíble sin conocerlo realmente.

 

- Dependes de los servicios. La mayor dificultad es encontrar lugares que tengan todo lo que necesitas para ejercer tu labor y que estén en tu presupuesto. Los lugares más aislados y los alojamientos más baratos quedan descartados, ya que pueden o no tener luz eléctrica y conexión a internet estable, por ejemplo.

- Eres el único responsable de tu trabajo. No importa los contratiempos que tengas que sortear, tu trabajo debe estar listo en tiempo y forma. Tienes que cuidar tus herramientas de trabajo con tu vida, porque da igual si tu vuelo se retrasó, te robaron la maleta o quedaste atrapado en un festival religioso, tienes que cumplir con tiempos de entrega.

 

- Estás por tu cuenta para todo. Aunque vas haciendo amigos en el camino, también los vas dejando atrás. Tu familia y amigos de toda la vida están tan lejos que no suponen un apoyo real. Si te enfermas o necesitas ayuda en lo que sea, sólo cuentas contigo mismo y acaso con algunas personas que acabas de conocer.

 

- No tienes un hogar. Tienes acceso a muchas culturas, lugares y formas de vida, pero nunca estarás del todo en casa. Y con casa nos referimos a ese espacio seguro y cómodo donde están todas tus cosas y al que siempre puedes llegar.

 

- No tienes nada. No tienes que preocuparte por tus propiedades, ni tampoco puedes tranquilizarte al pensar que las tienes. A veces, vivir de nómada implica no poder ahorra para emergencias, para un departamento o para el retiro. El día que decides establecerte en un lugar tienes que empezar desde cero, porque no tienes muebles, auto, electrodomésticos… ¡no tienes nada!

Como todo en la vida, ser nómada digital tiene ventajas y desventajas, y depende de ti decidir cuáles son más poderosas para que tomes la decisión de lanzarte a la aventura.   

Quiérete, Trabajo

Notas relacionadas