LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

We Heart It
Paso a paso: Cómo limpiar tu casa si odias hacer quehacer

Paso a paso: Cómo limpiar tu casa si odias hacer quehacer

La limpieza no tiene que ser un tormento. 

12/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Quizá la parte más molesta de ser adulto es hacerte cargo de la limpieza de tu hogar. Si tienes la posibilidad de pagar para que alguien lo haga por ti, hazlo, vale cada centavo. Pero si no es así, lo mejor es aprender a dejar tu casa limpia en el menor tiempo posible y con el mínimo esfuerzo, en especial si odias hacer quehacer.

 

Esta rutina no te tomará más de una hora si lo haces diario, tú eliges el mejor momento del día. Pero si dejas que el desorden se acumule tendrás que sacrificar un día entero a la semana:

 

1. Lleva todo a su lugar

Recoge la ropa, trastes sucios, alimentos y basura que tengas regados en la estancia, comedor, pasillos y cualquier otro rincón a donde no pertenezcan. No pierdas tiempo en acomodar cada cosa en ese momento, lo primero es llevar todo a la habitación que le corresponde.

 

2. Agrupa por categorías

Despeja todas las mesas que tengas disponibles y concentra todas las revistas sobre ellas, así como cosméticos, películas, gadgets, libros, juegos, cables y papeles indefinidos. Después colócalos en sus respectivo revistero, canasta, caja, librero o contenedor. Separa la ropa sucia de la limpia y haz lo mismo con los trastes.

 

 

3. Lava y guarda

Una vez que tienes la pila de ropa limpia, dóblala y guárdala en el clóset o cajones, la sucia déjala en un cesto y lávala en cuanto tengas tiempo, esto incluye las toallas del baño. Ya que estás en la recámara puedes tender tu cama. Lava los trastes lo más rápido que puedas, eso sí con el cuidado suficiente para que queden bien limpios.

 

4. Limpia superficies

Ya que te deshiciste de lo sucio, es momento de acomodar el resto. Quita el polvo y residuos acumulados de repisas, sillones, mesas, cama y estufa, ya sea con un trapo seco o sacudiendo. Después toma un trapo húmedo y recorre la casa limpiando donde veas manchas, en especial las del inodoro y los espejos. No importa que toda la suciedad caiga al piso, nos ocuparemos de eso más tarde.

 

 

5. Barre y trapea

Los pisos son lo último, ya que si lo haces antes se volverán a ensuciar con la suciedad que caiga de las superficies y con tus pisadas. El truco para barrer es hacerlo de atrás hacia adelante, es decir, empieza por la habitación más alejada y sigue con las que están más cerca de la entrada. Concentra la basurilla en cada puerta y después usa el recogedor para llevarla toda al bote de basura. Si tienes aspiradora no dudes en usarla, ahorrarás tiempo y esfuerzo. El toque final es trapear ligeramente todos los pisos, aunque este paso no tienes que hacerlo diario, 3 veces por semana es más que suficiente.

 

6. Decora

Ahora que tienes en dónde sentarte y puedes caminar por tu casa sin tropezar, puedes dedicar unos minutos a dejarla más linda. Acomoda los cojines en los sillones y cama, pon los floreros donde más luzcan, velas, jabones, fotos y demás.

 

Si sigues estos pasos verás cómo cada día habrá menos desorden qué limpiar y podrás hacerlo más y más rápido.

Quiérete, Casa

Notas relacionadas