LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
5 reparaciones caseras que te ahorrarán una fortuna

5 reparaciones caseras que te ahorrarán una fortuna

También es trabajo de chicas. 

07/02/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Es normal que cuando pasamos de vivir con nuestros padres a hacernos cargo de un departamento por nuestra cuenta, hay miles de cosas que no sabemos hacer muy bien, desde cocinar hasta las reparaciones más básicas del hogar.

 

Sabemos que la situación no está como para soltar dinero cada vez que algo se nos atora en la casa, así que aprender a hacer algunas cosas sencillas no sólo te ayudará a cuidar tu bolsillo, también te hará sentir más poderosa e independiente, ¡no tengas miedo de ensuciarte!

 

Aquí algunas reparaciones caseras que te ahorrarán una fortuna:

 

Cambiar llantas, aceite y agua. Si tienes carro es vital dominar los básicos de su mantenimiento, lo que te ahorrará mucho dinero y problemas como quedarte parada a medio camino esperando que alguien te rescate.

 

Destapar cañerías. Sí, es un poco (muy) asqueroso, pero a veces es necesario si n o te quieres quedar sin retrete, ducha o lavamanos hasta que llegue el plomero. Un baño tapado sólo requiere una buena bomba destapacaños, guantes de hule, un estómago fuerte y quizá también algún líquido especial.

 

Poner repisas. ¿Sabes cuánto te cobran por colocar una repisa o un gancho en el baño? Mucho más de lo que te costaría hacerlo tú misma. Sólo necesitas un taladro (propio o prestado), taquetes, pijas o tornillos, escuadras de metal (ménsulas) y una buena tabla de madera. No te tomará más de 30 minutos colocarla.

 

 

Abrir y cerrar el gas. Parece muy sencillo cuando el señor del gas te deja el tanque abierto, y eso es porque de hecho sí es muy sencillo. Sólo ubica en las flechas de la perilla hacia dónde tienes que girar para abrir o para cerrar el tanque. Si necesitas cambiarlo, ten a la mano una llave ajustable o ‘perico’, ya que la necesitarás para desatornillar la conexión de cobre que va al tanque. Ajusta el tubo de cobre en el nuevo tanque, atornilla fuerte y abre la perilla para que fluya el gas. No olvides cerrar la perilla del tanque viejo, pues a veces quedan residuos que podrían ocasionar accidentes.

 

Resanar agujeros en las paredes. Lánzate a la tlapalería más cercana y pide un resanador para la pared, dile al encargado qué tipo de hueco vas a cubrir y él te dirá cuál es el ideal. Sólo prepara la pasta, rellena el agujero y aplánalo con una espátula ¡y listo! Sólo resta pintar para que no sobresalga.

 

 

Cambiar un foco. Es lo más sencillo del mundo, sólo tienes que apagar la luz antes de quitar el foco viejo, colocar el nuevo y volverla a prender.

 

Reparaciones que NO debes hacer tú misma

 

A menos que seas una experta y hayas aprendido sobre instalaciones eléctricas y tuberías desde niña, cuando se trata de un corto circuito o una fuga de agua, la cosa es más complicada.

 

En el caso de una fuga de agua se recomienda ubicar el controlador de la toma que va a tu departamento, cerrarla y llamar al plomero, ya que las tuberías tienden a oxidarse y una mínima cortada te puede causar tétanos, y además si no haces bien la reparación puedes dañar más la tubería, ocasionar una fuga mayor y perder tu depósito.

 

Con los cortos de luz pasa lo mismo, en cuanto escuches o veas chispas salir de cualquier enchufe o foco, corre a bajar el switch de tu caja de luz y llama al conserje o al electricista antes de que se algo se incendie.

 

¿Qué herramientas necesitas?

 

Siempre ten a mano herramientas básicas, nunca sabes cuándo tendrás una emergencia. En tu kit no puede faltar:

 

- Martillo

- Desarmador plano y de cruz

- Clavos, tornillos, pijas y tuercas

- Pegamento súper fuerte

- Espátula

- Cinta plateada (duct tape) y cinta de aislar

- Llave ajustable y llave Allen, si consigues un juego completo de llaves, mejor.

- Pinzas eléctricas y ‘de chofer’

- Plastilina epóxica

Quiérete, Casa

Notas relacionadas