LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pinterest
10 Cosas que debes aprender antes de vivir sola

10 Cosas que debes aprender antes de vivir sola

Antes de hacerlo, lee estas recomendaciones. 

10/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Si después de mucho pensarlo decidiste que es momento de dejar el nido para irte a vivir sola, hay algunas cosas que tienes que tomar en cuenta antes de iniciar esta nueva etapa de tu vida.

 

1. Hacer un presupuesto. Aunque lleves tiempo trabajando y aportando a tu casa, hay muchos gastos que tus padres absorbían. Los servicios cuestan: televisión de paga, teléfono, internet, agua, luz, gas, estacionamiento, mantenimiento… ¡allá va el 20% de tu sueldo! Ahora serán tu responsabilidad y si no los pagas a tiempo te los suspenden. Necesitas aprender a manejar tu dinero de forma inteligente para no quedar en bancarrota.

 

2. Lavar la ropa. ¿Tu mamá le llevaba la ropa a tu abuela para lavarla y plancharla? ¡Pues no! Tienes que aprender a lavar bien la ropa, comprar una lavadora o dejar una parte de tu sueldo en la lavandería, no hay más.

 

 

 

 

 

3. No todos los días son de fiesta. Las reuniones en tu casa de lunes a lunes sólo duran las primeras dos semanas, luego te das cuenta de que ya no tienes 18 años y no puedes llegar destruida al trabajo cada mañana, que tienes que limpiar el desastre tú sola y que a tus vecinos les puede molestar el ruido.

 

4. Cuidarte cuando te enfermas. Desde ir sola con el médico, comprar las medicinas y tomarlas a la hora que toca, hasta tomar tu temperatura y seguir los cuidados pertinentes. Ahora sólo te tienes a ti misma.

 

5. Cocinar. “Puedo pedir comida” es una falacia que dura 3 semanas, ni tu cartera ni tu estómago lo aguantan. Pizza, tacos y sopas instantáneas cinco veces a la semana no hacen a una dieta equilibrada. No, tampoco puedes esperarte hasta ir a casa de tus padres para comer bien.

 

 

 

 

 

6. La casa no se limpia sola. No sólo hablamos de las labores diarias, como barrer, tender la cama, sacar la basura y lavar los platos, tienes que aspirar rincones, sacudir repisas, lavar la estufa y el refrigerador, tallar el inodoro con jabón y limpiar las gracias de tus mascotas, si las tienes.

 

7. Comprar despensa. Para no caer en el típico cliché del refrigerador vacío, aprende a comprar cosas con las que puedas preparar alimentos sencillos, por ejemplo jamón, pan, queso, leche, lechuga, huevo, fruta y verdura, cereal, carnes y el socorrido atún.

 

8. Necesitas muebles y trastes. Al principio crees que tu cama, una mesita y dos sillas es suficiente para sobrevivir. ¡Error! A los pocos días entenderás la vital importancia de los sartenes, ollas, platos, cubiertos, repisas, gavetas, sillones, libreros y hasta el buró junto a tu cama.

 

 

 

 

 

9. Hacer reparaciones sencillas. Si no quieres gastar de más tienes que aprender a destapar el caño, prender y apagar el boiler, arreglar la bomba del inodoro, detectar fugas de gas, pintar paredes y cambiar focos. El taladro, el desarmador y el martillo serán tus mejores amigos para hacer ajustes, colgar cosas y colocar repisas. Si tienes auto, saber cómo cambiar llantas, aceite y agua te va sacar de muchos problemas sin costarte mucho dinero.

 

10. Convivir con tus vecinos. No se trata de que te hagas amiga íntima de cada uno, pero sí de que los saludes y sepas quiénes son, algún día seguro necesitarás su ayuda. También deberás lidiar con vecinos molestos, ruidosos, metiches, invasivos o agresivos, así que ve perfeccionando tus habilidades sociales, aprende a poner límites e investiga bien tus derechos y obligaciones como inquilina.

 

Muchas cosas tal vez las domines desde pequeña, otras las puedes aprender en poco tiempo y el resto sólo con la experiencia, ¡suerte!

Quiérete, Casa

Notas relacionadas