LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
5 Estigmas sobre las madres solteras que debemos olvidar

5 Estigmas sobre las madres solteras que debemos olvidar

Ser una madre soltera a menudo parece como si te faltara una llanta y todos esperan que así ganes la carrera. 

11/06/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Es increíble que a estas alturas, cuando hay tanta apertura sexual y social, aún existan estigmas sobre las madres solteras, que lejos de ayudarlas, sólo sirven para hacerlas sentir mal e insultarlas injustamente.

Tomar la decisión de tener un hijo sin que el padre está presente no es cosa fácil y ninguna mamá necesita que la gente a su alrededor le complique más las cosas con ideas y comentarios fuera de lugar.

Ser mamá soltera no significa que fracasaste en la vida, que vas a estar económicamente limitada por siempre o que tus hijos crecerán con traumas y terminarán mal.

Es hora de decir las cosas como son y deshacernos de estos 5 estigmas sobre las mamas solteras:

 

1. Las madres solteras tuvieron un “accidente”

Esta creencia está mal en muchos sentidos y es otro ejemplo de un problema mayor que se atribuye a las mujeres. De acuerdo con datos de la Encuesta Intercensal 2015, en México 27.8% de las mujeres ejercen su maternidad sin pareja, mientras que el 21.3% están separadas, divorciadas o viudas, y el 6.5% son madres solteras. De ellas, la mayoría tomó conscientemente la decisión de embarazarse y/o tener al bebé por su cuenta.

Es decir, no se trata de “accidentes”, sino de elecciones.

 

 

2. Las madres solteras crían criminales.

Culpar a las mamas solteras de la delincuencia es tener una percepción muy reducida de la realidad. También entran factores como el acceso a la educación, el ingreso familiar, el abuso de drogas o el abuso sexual, entre otros. La delincuencia está más ligada a la pobreza que a la estructura familiar.

Algunas de las figuras más prominentes en la historia tienen madres solteras, por ejemplo, el ex Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

 

 

3. Las madres solteras viven de los apoyos del gobierno

Si nunca has estado en la sala de espera de una oficina de bienestar social, no deberías opinar al respecto, pues sabrías que esa es la última opción para cualquier persona. Existe esa horrible imagen de mujeres holgazanas que se forman en una fila con la mano extendida para ver qué les regala el gobierno con tal de no trabajar. En realidad, los programas sociales no alcanzan para cubrir las necesidades de esta población.

Esa ayuda representa una pequeño porcentaje de lo que necesitan para mantener a sus hijos, el resto lo consiguen con su esfuerzo diario.

 

 

4. Las madres solteras son promiscuas

Ya sea de broma o por creencia popular, la conclusión es que las madres solteras tienen demasiado sexo. Terminamos embarazadas porque no pensábamos en el futuro, no nos preocupábamos por las consecuencias, y solo queríamos follar, o peor, atrapar a un hombre.

Hay muchas razones por las que una mujer cría un hijo por su cuenta, sin embargo, el principal culpable de las madres solteras no es el sexo, si no la ausencia del padre. Tal vez deberíamos revisar nuestras ideas obre la equidad de género.

No importa cuál sea la razón del embarazo, no lo hicieron solas, hay un hombre que también es responsable de haber creado un ser humano.

 

 

5. Las madres solteras son un desastre

El mundo parece olvidar que es posible planificar una familia y luego, como la vida es impredecible, perder a tu pareja. Una madre soltera no es un accidente, es una mujer que optó por mantener a su hijo a pesar de tener otras opciones. Es una mujer que está reequilibrando a su familia recién estructurada. Quizá está de luto, tal vez el papá simplemente desapareció y la dejó con mil deudas, aunque estuvieran casados por todas las de la ley.

Por supuesto que tienen que hacer malabares con todas las responsabilidades que tienen encima, pero son más que capaces de lograrlo.

 

 

Las madres solteras realmente necesitan apoyo. Lo que está en juego en los hogares monoparentales no es un fracaso en la crianza de los hijos, sino un fracaso en la sociedad para apoyar mejor a las familias de todas las formas y tamaños.

Ser una madre soltera en este país a menudo se siente como si te faltara una llanta y todos esperan que así ganes la carrera. 

 

 

 

Quiérete

Notas relacionadas