LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock

Una razón para dejar de fumar

Hay muchas razones por las cuales debes dejar de fumar, pero sólo una hará que tomes la decisión

01/09/2015 | Autor: Patricia Keade
Comparte en:

Seguramente más de una persona te ha hablado de lo dañino que es el tabaco en tu cuerpo, pero es probable que te entre por un oído y salga por el otro en escasos segundos, sin embargo, es hora de que empieces hacer conciencia sobre lo que realmente le pasa a tu cuerpo y aprendas a quererlo.
 
Ya que hay más de cuatro millones de personas que mueren al año en todo el mundo por esta adicción, si bien dejarlo es todo un reto y requiere de mucha fuerza de voluntad para hacerlo, te dejamos estas razones que te ayudarán a tomar la decisión.
 
- Disminuye el riesgo de padecer varias enfermedades, entre ellas cáncer de pulmón, laringe, vejiga, boca, esófago y riñón. Así como evitar la pérdida de memoria.
 
- Te permitirá ahorrar, no sólo por el gasto de cada cajetilla, sino por todo el dinero que no gastaras en visitas al doctor, alergias y medicamentos.
 
- Bajas el riesgo de infertilidad, ya que el tabaco provoca desequilibrios hormonales en tu cuerpo, y quizá ahorita pienses que ni siquiera quieres tener hijos, pero puede ser que en algún momento cambies de opinión y en caso de que llegues a embarazarte, el bebé puede nacer con malformaciones físicas o estar más propenso a morir por muerte de cuna.
 
- Evitarás también los síntomas de la menopausia prematura y el envejecimiento prematuro, ya que las toxinas del tabaco provocan radicales libres en tu cuerpo, estos son responsables de este mal y también afectan tu piel y otros órganos.
 
- Mejorará tu rendimiento físico, así como tus sentidos del gusto y el olfato, porque sin el tabaco podrás oler y saborear mejor las cosas.
 
- Tendrás una mejor salud bucal, porque el desagradable aliento, los dientes sucios y amarillos cambiarán.
 
- La presión arterial bajará y con ello el riesgo de sufrir un infarto.
 
- Si ya tienes hijos, esto hará que no les fomentes este lamentable hábito, de lo contrario con qué cara podrías reclamarle que no lo haga.
      

Quiérete

Notas relacionadas